Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La industria naval gallega

Ibercisa entrega en Brasil 26 maquinillas de amarre para los mayores cargueros del mundo

Culmina su mayor proyecto hasta la fecha -El equipamiento es clave para la nueva terminal de carga de Vale do Río Doçe -Los buques transportan hasta 360.000 toneladas de mineral

El "Ore Hebei", de 360 metros de eslora, en São Luis do Maranhao, con las maquinillas en primer término. // FdV

El "Ore Hebei", de 360 metros de eslora, en São Luis do Maranhao, con las maquinillas en primer término. // FdV

La auxiliar viguesa del sector naval Ibercisa Deck Machinery ha completado la entrega de un sistema de amarre portuario para la nueva terminal de carga que construye en Brasil la multinacional Vale do Río Doçe. El pedido comprende el diseño, fabricación y puesta en marcha de 26 maquinillas de amarre y 50 fairleds (alavantes o guíacabos), que prestarán servicio a las maniobras de los mayores cargueros del mundo, capaces de transportar hasta 360.000 toneladas de mineral de hierro y con una envergadura de 400 metros de eslora. Es el proyecto de mayor dimensión de Ibercisa hasta la fecha, que cumple así, como destaca su director general, Roberto Rodríguez Orro, "un nuevo hito histórico".

La infraestructura Pier IV Norte está en São Luis do Maranhao, un puerto "muy expuesto" al rigor del mar, lo que dificulta hasta el extremo las maniobras de los 18 barcos de la clase Valemax que operan a día de hoy con esta carga. Las maquinillas hidráulicas permiten que los cargueros puedan realizar las maniobras de aproximación, atraque y carga con mayor seguridad. Sin un sistema como el diseñado por Ibercisa los buques de la clase Valemax (VLOC, Very Large Ore Carrier) podrían arrancar el muelle sin dificultad. La ubicación es óptima a nivel logístico y ofrece un gran calado a los cargueros -de hasta 23 metros cuando están cargados y de 12 en lastre-, pero las condiciones son extremas: mareas superiores a los siete metros, grandes corrientes y vientos fuertes. Los barcos deben completar la carga en un máximo de 42 horas.

Las maquinillas (de 18 toneladas de peso), enviadas desde Vigo a Itaquí a bordo de 26 contenedores Flat-Rack, disponen de un accionamiento hidráulico independiente. "Tienen su propia unidad hidráulica y cuadro de control", lo que permite que puedan accionarse de forma remota. La capacidad de tiro dinámico es de más de 100 toneladas, y otra de freno de 150 toneladas. Rodríguez Orro detalla que disponen de una configuración "a doble velocidad, que permite agilizar las maniobras de amarre con velocidades de 25 metros por minuto en primeras capas de aproximación, y de más de cuatro metros por minuto a plena carga".

Haz click para ampliar el gráfico

Innovación

La instalación de las maquinillas se ha simplificado gracias a un diseño compacto, y su anclaje en obra ha sido "prácticamente un plug and play" (colocar y usar), con 26 pernos embebidos a la cimentación "o bien con anclaje químico". El director general de la firma viguesa expone que, "a diferencia de las máquinas existentes en instalaciones similares, el nuevo sistema de Ibercisa, alcanza velocidades entre 25 a 51 metros por minuto en velocidad rápida, y cinco a diez metros por minuto en velocidad lenta a plena carga".

Con una carga de 360.000 toneladas y condiciones adversas en el muelle, conocer la tensión que soporta la línea es fundamental, incide Rodríguez Orro, para que la operación sea plenamente eficaz. "Cada máquina está acoplada mediante bulones (tornillos de gran tamaño) con células de carga piezoeléctricas al bastidor, de modo que proporciona una lectura precisa e instantánea de la tensión que soporta la línea". Así durante las maniobras arroja "información óptima de cara a la seguridad de la operación y de cara a la toma de decisiones que ello representa". Es una característica única de los equipamientos diseñados por Ibercisa.

Con la compañía viguesa han colaborado la firma holandesa Mampaey (para el suministro de ganchos de escape y sistema de medición para la aproximación en el amarre) y la brasileña TSA (con el montaje eléctrico y de comunicaciones en el puerto). Ibercisa Deck Machinery, fundada en Vigo en 1969, superó en 2015 un volumen de facturación de 24 millones de euros. El 85% de sus ingresos proceden del exterior, principalmente de Noruega, Dinamarca, Reino Unido, Islandia, Rusia o Estados Unidos.

Compartir el artículo

stats