15 de noviembre de 2011
15.11.2011

Inditex trasladará de Irlanda a España el pago de impuestos de sus tiendas "online"

El grupo textil asegura que inició su actividad por Internet desde allí porque en este país se localiza "el conocimiento, experiencia y los recursos tecnológicos" del comercio electrónico

16.09.2011 | 10:27

Ni un día ha tardado Inditex en salir al paso de las informaciones que le acusaban de tributar en Irlanda, en lugar de España, por los beneficios que obtenía de la venta de ropa en Internet y así ahorrarse un buen pellizco en impuestos. Tras el revuelo que se produjo en la mañana de ayer al conocerse que la multinacional facturaba la venta online de sus prendas, desde que inició esta actividad en 2007, a través de la sociedad ITX E-Commerce Ireland Limited, con sede social en Dublín, la compañía emitió un comunicado al mediodía en el que anunció que a partir del próximo año canalizará su negocio en Internet en España. Para ello la firma que preside Pablo Isla explicó que el pasado 29 de julio constituyó la sociedad Inditex Ecommerce SA, con sede en Arteixo, a la que se traspasará todo el negocio online en 2012.
Con esta actuación, Inditex pagará los impuestos que genera su actividad en Internet en España y pasará de abonar el 12,5% que está tributando en Irlanda al entre el 18% y el 24% que está pagando en España.
En la presentación de resultados del ejercicio 2010, celebrada el pasado mes de marzo, Pablo Isla reconoció que Internet ya se había convertido en la mayor tienda del grupo Inditex. Y eso que de los ocho formatos que posee la multinacional solo Zara y Zara Home vendían sus artículos de forma online. Según un informe de ING el negocio en Internet de la firma con sede en Arteixo podría alcanzar en 2011 los 740 millones, el 5% de la facturación total. Otras fuentes apuntan que la tributación de las tiendas de Inditex en España le podrían reportar a las arcas del Estado más de 30 millones de euros. En 2010, destinó el 25% –580 millones– de sus beneficios brutos a pagar impuestos, según consta en sus cuentas anuales. La multinacional no desglosa qué parte de los ingresos proceden del comercio online.
Inditex, que es el primer grupo textil mundial y en 2010 facturó 12.527 millones, también desmintió en su comunicado que tributara en Irlanda para pagar menos impuestos. La firma explicó que la compañía "inició su actividad de venta en Internet desde Irlanda al localizarse en este país el conocimiento, experiencia y los recursos tecnológicos propios del comercio electrónico". Una vez superada la fase de lanzamiento y adquirido el know how (conocimiento), ha decidido la explotación de su negocio online desde España a partir del próximo año.
Inditex no es la única gran empresa que tiene alguna de sus filiales en Irlanda. Apple, Google, Microsoft o Facebook también optan por facturar sus ventas europeas desde Irlanda por la baja tributación que existe en este país.
Zara Home fue la primera de las marcas de Inditex en saltar al negocio electrónico. Lo hizo en 2007. Tres años después fue el turno de Zara, el buque insignia de la multinacional, cuya tienda online ya vendía en los primeros meses más que cualquiera de las 5.000 que tiene el grupo. Y más que la de Vittorio Emanuele en Milan, que es el establecimiento físico con mayor facturación de la firma gallega.
Ante la buena marcha del negocio por Internet, el grupo decidió sacar toda la artillería y el pasado 6 de septiembre el resto de las marcas (Oysho, Stradivarius, Massimo Dutti, Bershka, Pull&Bear y Uterqüe) estrenaron su página web en la que incluían la posibilidad de comprar sus productos por Internet. Fueron 15 los mercados europeos donde se puso en marcha esta nueva iniciativa: Alemania, Austria, Dinamarca, Francia, Holanda, Irlanda, Italia, Mónaco, Noruega, Polonia, Portugal, Reino Unido, Suecia y Suiza, además de España. Al día siguiente, Inditex abrió la tienda online de Zara en EE UU.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook