28 de octubre de 2009
28.10.2009

Cuenta atrás en la autopista del mar

La naviera de Citroën y Trasmediterránea inician la negociación con posturas enfrentadas

28.10.2009 | 01:33

El futuro de la autopista del mar de Vigo, uno de los proyectos llamados a revitalizar la economía gallega a través del transporte marítimo, depende de la negociación que Acciona Trasmediterránea –adjudicataria del concurso– y Compañía Marítima Hispano Francesa –la nueva naviera de PSA– iniciaron ayer en Madrid con posturas enfrentadas. Fuentes portuarias auguran que el proceso será "largo", aunque desde las navieras aseguran que "avanza a buen ritmo".

Las navieras Acciona Trasmediterránea y Compañía Marítima Hispano Francesa (CMHF) iniciaron ayer en Madrid la negociación sobre el futuro de la autopista del mar de Vigo con posturas enfrentadas. Trasmediterránea, que se adjudicó el concurso de la autopista del mar pero renunció a la línea de PSA entre Vigo y Saint Nazaire –que supone la base de los tráficos entre ambos puertos– volvió a recalcar su apuesta por esta iniciativa, que pretende liderar siempre que sea "viable económicamente", mientras que CMHF –la adjudicataria de la línea de PSA– reclama el "traspaso" del proyecto y de las ayudas que Francia y España han comprometido para los próximos seis años: 30 millones de euros.
La reunión fue entre los presidentes de CMHF, Luis de la Peña Riva, y de Acciona Trasmediterránea, Jorge Vega-Penichet, y apenas ha trascendido información sobre el resultado de la misma. Fuentes de CMHF se limitaron a decir que las negociaciones "avanzan a buen ritmo" y que "habrá noticias la semana que viene". Desde Trasmediterránea, por su parte, se asegura que la naviera está dispuesta a llegar a acuerdos "con quien tenga que llegar" y desvinculan su renuncia al contrato de Gefco –filial de logística y transportes de PSA– de la autopista del mar: "La línea de Gefco es importante, pero hay alternativas".
El presidente de CMHF confirmó esta semana a FARO su intención de gestionar en solitario la autopista del mar de Vigo pese a que el concurso está en manos de Acciona Trasmediterránea. De la Peña argumentó que sin la línea de Gefco no es posible cumplir con el pliego de condiciones de la autopista del mar, que exige retirar de la carretera 25.000 camiones el primer año, cifra que tendrá que pasar a 100.000 el cuarto año. A su juicio, el proyecto y las ayudas deben recaer en la naviera que cumpla con esos tráficos.
No obstante, Acciona Trasmediterránea no da el brazo a torcer y mantiene la autopista del mar de Vigo, aunque está abierta a negociar con otras navieras para garantizar la carga exigida, entre las que se incluye CMHF, sin renunciar a las ayudas.
Fuentes del sector apuntan a que la negociación será "larga" por las diferencias entre ambas compañías. Esta posible demora en la negociación ha dejado en el aire la visita que la secretaria de Estado de Transportes preveía realizar a Vigo mañana jueves, en la que mantendría un encuentro con responsables de la planta de PSA Peugeot Citroën.
Las mismas fuentes explican que el "traspaso" de proyecto y ayudas que plantea CMHF no sería posible debido a que se trata de un concurso público.
La continuidad de la autopista del mar de Vigo se puso en riesgo al renunciar Acciona Trasmediterránea a la línea de PSA, que renovó el concurso para sus tráficos entre Vigo y Saint Nazaire. Fuentes portuarias confirman que Gefco rebajó alrededor de un 20% su oferta para esta línea marítima, dentro del plan de ahorro de costes de la multinacional francesa. De las compañías que se presentaron, entre las que estaba Flota Suardíaz, ganó CMHF.
La autopista viguesa, una de las dos concedidas por los gobiernos español y francés –la otra recayó en Gijón–, está pendiente de que el Congreso de los Diputados apruebe el convenio firmado entre ambos países el pasado mes de febrero en París, lo que permitirá el acceso a las ayudas –30 millones de euros entre España y Francia– una vez reciba el visto bueno del Parlamento Europeo.
El ok a la autopista tiene que darse antes del próximo 28 de abril para que no caduque el concurso. Una vez ratificada por el Congreso, la naviera dispone de dos prórrogas de seis meses para ponerla en marcha, y otra prórroga de un año para demostrar que cumple con el pliego de condiciones. En caso de que no sea así, existe una cuarta prórroga de seis meses para presentar su renuncia, según informan fuentes portuarias.
Por otra parte, desde la CE surgen ahora "dudas" sobre las autopistas del mar por la posibilidad de que distorsionen la competencia que existe en el mercado. En este sentido, fuentes portuarias apuntan a que la Comisión cree "excesivos" los 15 millones de euros que cada estado aporta al proyecto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine