15 de julio de 2008
15.07.2008

El precio de la vivienda libre cae por primera vez en diez años

Bajó un 0,3% en el segundo trimestre del año

15.07.2008 | 19:19

Por primera vez en diez años, el precio de la vivienda libre cayó un 0,3 por ciento en el segundo trimestre del año con respecto a los tres primeros meses de 2008. Así, al cierre del mes de junio, el precio medio de la vivienda libre quedó en 2.095,7 euros por metro cuadrado, lo que supone un aumento del dos por ciento con respecto al mismo mes del año pasado, también el menor de hace una década. De esta forma, las variaciones en los precios provocan en las tasadoras una situación de "incertidumbre" a la hora de fijar los precios.


La burbuja inmobiliaria continúa deshinchándose y de la desaceleración pasamos a la caída de los precios. La delicada situación que atraviesa el mercado inmobiliario hace que sean los precios de la vivienda los que experimenten las consecuencias, por lo que sus variaciones comienzan a hacerse notar. De hecho, el segundo trimestre del año ha sido el primero desde 1998 en el que el precio de la vivienda libre descendió, y lo hizo un 0,3 por ciento con respecto al primer trimestre de 2008.


Así lo informó hoy el Ministerio de Vivienda, que apuntó que el precio medio de los pisos libres alcanzó los 2.095,7 euros por metro cuadrado al cierre del mes de junio. Esta cifra se traduce así en un incremento interanual del 2 por ciento con respecto al mismo mes de 2007, siendo la menor de la última década. De hecho, al descontar el IPC, que sube un 5%, y hablar en términos reales, este ascenso constituye en realidad una caída, puesto que la subida se encuentra tres puntos por debajo de la inflación.


Esta caída de los pisos libres comienza a abrir la puerta a la posibilidad de comprar una vivienda por aquellos que no se atreven a dar el paso debido a los altos precios de los pisos. En este sentido, la directora general de Arquitectura y Política de Vivienda del Ministerio de Vivienda, Anunciación Romero, se trata de un "ajuste necesario para adecuar el precio de los pisos a la realidad del mercado".


Pero la caída del precio no sólo conlleva ventajas para los posibles compradores, sino que según el Ministerio que dirige Beatriz Corredor, el ajuste de los precios se traduce en una "oportunidad de que el crecimiento económico no sólo pivote sobre la vivienda sino también sobre la investigación y la innovación". En la misma línea, Romero destacó que "cada vez está más cerca el objetivo del Gobierno de que el precio de la vivienda crezca en el entorno del IPC".


Sin embargo, estas oscilaciones en los precios de los pisos están volviendo locos a los tasadores, que cada vez se enfrentan a una mayor "incertidumbre" a la hora de fijar los precios de los inmuebles. Así lo afirmó hoy el presidente de la Asociación Profesional de Sociedades de Valoración (Atasa), Luis Leirado, que destacó durante una rueda de prensa en Madrid que "en el momento actual hay gran oscilación de los precios y las sociedades de tasación utilizan una metodología rigurosa y objetivable". De esta forma, insistió en que "no se sabe dónde están los precios", pero que la información del mercado y las revisiones "periódicas" de las valoraciones darán "tranquilidad y transparencia".

Variación por comunidades

Por Comunidades Autónomas, el análisis del dato interanual que maneja el Ministerio revela cómo tan sólo Aragón y Madrid registraron descensos, de un 0,1 por ciento y un 0,4 por ciento, respectivamente. Asimismo, seis provincias también experimentaron un descenso interanual de los precios de sus viviendas libres y fueron Zaragoza (-0,9 por ciento), Burgos (-0,7 por ciento), Valladolid (-0,9 por ciento), Guadalajara (-0,5 por ciento), Cáceres (-1,1 por ciento) y Alava (-1,2 por ciento).


Sin embargo, en el otro extremo, nueve regiones apreciaron un aumento anual por encima de la media, que se situó en el 2 por ciento, Andalucía, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Cataluña, Valencia, Galicia y País Vasco, aunque ninguna de ellas alcanzó la tasa de inflación, que se situó en el 5 por ciento.


En cuanto a la cifra trimestral, fueron diez las comunidades en las que cayeron los precios de abril a junio: Aragón (-1,4%), Castilla y León (-0,9%), Castilla-La Mancha (-1,2%), Extremadura (-0,2%), Galicia (-0,7%), Madrid (-0,9%), Murcia (-1,6%), Navarra (-0,1%), País Vasco (-0,3%) y La Rioja (-1,7%).


Por último, las provincias en las que el precio medio cayó en el segundo trimestre ascendieron a 22, siendo las mayores variaciones las de Pontevedra (-4,1%) Segovia (-2,9%) y Huesca (-2,7%), mientras que las más leves se localizaron en Lugo y Alava, con un descenso del 0,1% cada uno, y Santa Cruz de Tenerife (-0,3%).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook