La ANPA del colegio de Silleda celebra este sábado, día 17 (a las 11.00 horas) una asamblea en la Casa da Xuventude. El encuentro abordará qué actividades va a promover el colectivo durante las vacaciones navideñas, pero también el estado de conservación y equipamiento del centro, construido hace 52 años.

El techo está desconchado en algunas zonas por la humedad.

Hace más de un año, en octubre de 2021, la asociación de padres y madres ya envió una carta a Educación alertando del deterioro del centro. Días atrás, remitió de nuevo una misiva tanto a la xefatura territorial de Educación en Pontevedra como a la propia consellería, en Santiago. En ella la ANPA pide ayuda urgente para atajar las graves deficiencias del inmueble. “Sabemos que tanto el colegio como el concello también demandan con frecuencia una solución a la administración”. La respuesta de la Xunta hace semanas fue que está en redacción un “proyecto ambicioso” para este colegio y el de A Bandeira.

La ANPA indica que se reparó la cubierta del edificio de las aulas de Infantil, pero siguen apareciendo goteras, mientras que en el área de Primaria “sufren graves y preocupantes deficiencias y un gran deterioro”, debido a que cada vez se detectan más entradas de agua “que hasta ahora afectaron a corredores, el comedor y el interior de diversas clases”. La situación se agravó con las trombas de agua que dejó el temporal Efraín, ya que saltaron los diferenciales en algunas zonas porque estaban mojadas las instalaciones eléctricas del interior del edificio.

Sin poder usar el patio

Así, cada vez que llueve con cierta intensidad, es frecuente ver a docentes colocando baldes y cubos para recoger el agua de las goteras o fregando el suelo. Y fuera, el patio que separa el edificio de Infantil y Primaria se llena de charcos. Por eso, cuando los niños de Infantil deben pasar a la otra zona para asistir a clases de música, religión o inglés hay ocasiones en que se deciden suspender las clases para que estos pequeños no se mojen. Debido a su corta edad estos niños y niñas aún no saben protegerse bien por sí mismos de la lluvia “y tampoco es viable acompañarlos uno por uno con un paraguas”, explican desde la ANPA.

La carta que remitió a la Consellería de Educación también recalca que cuando llueve durante varios días seguidos los escolares del centro no pueden usar el patio porque no hay espacio suficiente cubierta para que puedan estar en el exterior sin mojarse.

Por último, la ANPA indica que “es desmoralizante” que un año después de estas peticiones que la Xunta todavía esté diseñando una intervención.