Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La recaudación por tributos municipales sube en Lalín, Cruces, Rodeiro y A Estrada

Impuestos y tasas reportaron el año pasado casi nueve millones al concello lalinense y cerca de siete al estradense | Estos ingresos de Dozón son insuficientes para pagar a su plantilla

El ORAL gestiona la recaudación tributaria para los concellos de las comarcas. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Los nueve concellos de las comarcas ingresaron durante el año pasado por tributos y tasas un total de 25.876.812 euros, que son 625.000 más que los contabilizados en el balance contable del ejercicio anterior. No obstante, la recaudación no creció en la totalidad de las administraciones municipales sino que este fenómeno solo se produjo en las de Lalín, Vila de Cruces, Rodeiro y A Estrada. Más uniformidad existe en la gráfica de la subida del gasto en personal, en la que solo podemos excluir a Forcarei.

Los datos de las liquidaciones presupuestarias de 2021 ofrecidos por el Ministerio de Hacienda nos indican que Lalín es claramente el ayuntamiento que más dinero obtiene en concepto de impuestos directos, indirectos y tasas. El montante alcanza los 8.914.160 euros, tras crecer en 541.281 euros en un año. Estamos hablando de un aumento del 6,4%. A menor ritmo creció la recaudación en el Concello de A Estrada, donde se situó en un 4%, o lo que es lo mismo pasó de 6.671.127 euros a 6.942.380 euros. En Vila de Cruces la diferencia es mucho menos acusada y, aunque en positivo, partía de unas transferencias 1.528.706 euros y el último año fiscal lo cerró con 1.559.802 euros. Por último, Rodeiro es el otro ayuntamiento que mejoró sus resultados económicos por presión fiscal, pasando de 1.022.319 euros a 1.074.036.

Silleda, el segundo concello dezano con más presupuesto, vio mermados sus recursos [de 3.581.761 euros a 3.525.065] debido solo a una menor recaudación por los tributos indirectos, que son los que gravan el consumo de bienes y servicios, pues los directos y las tasas sí crecen. En Agolada los balances de la liquidación presupuestaria determinan que de un total de 902.103 euros, la caja municipal se llenó con 895.932 euros.

El mayor descenso en la recaudación se produjo en Dozón, con 69.300 euros menos respecto a los 411.000 euros que habían aportado sus ciudadanos en el ejercicio de 2020. Como en Silleda, este escenario se atribuye a una menor aportación de los tributos indirectos, pues los directos aumentaron. A pesar de que las administraciones municipales tienen otras vías de financiación, sí llama la atención que la recaudación de Dozón por tributos y tasas es menor de lo que precisa para pagar las nóminas de sus empleados públicos.

Forcarei prácticamente calca el balance anterior, con unos recursos tributarios por 1.149.842 euros frente a 1.150.078 del curso anterior. Y Cerdedo-Cotobade, también a la baja, pasó de obtener 1.612.130 euros a 1.473.283 euros.

Por otro lado, Lalín dedicó a personal 6,1 millones de una cuenta con 22,8 millones de ingresos y A Estrada precisó 5 millones de 15,2 de recaudación absoluta. En Silleda fueron casi 2,2 de 6,7 y Vila de Cruces, 1,8 de 4,6. El plantel de Rodeiro absorbió 1,1 millones de 2,9 de ingresos y 1,2 en Agolada, dentro un montante de 2,8. Dozón dedicó 467.557 euros, mientras que Forcarei y Cerdedo-Cotobade reservaron para personal 863.997 euros y 1,8 millones. Forcarei fue el único ayuntamiento de las comarcas que redujo el gasto en el capítulo uno al rebajarlo un 20%.

Las inversiones crecen un 61% de media

Los ayuntamientos que componen Deza y Tabeirós-Montes dedicaron a inversión real un montante de 15.589.433 euros que, en números absolutos, supone un incremento del 61% en comparación con el primer año de la pandemia. Y esta tónica se repite en la práctica totalidad de las administraciones locales, a excepción de la agoladesa, donde sus inversiones en 2021 apenas rebasaron el medio millón de euros y cayeron un 12%. En Lalín alcanzaron los 3.540.817 euros tras aumentar un 57%, algo por debajo del 72% que crecieron en Silleda, con un montante de 1.048.636 euros. El alza inversora en Vila de Cruces se situó en el 40%, hasta llegar a 1.624.724 euros y Rodeiro pasó de 508.000 a 921.000 euros en números redondos. Dozón también forma parte del grupo de municipios donde la inversión fue más elevada al aumentar desde los 883.063 euros a 1,3 millones. El salto cuantitativo más importante se produjo en A Estrada, que partía con inversiones por casi 1,3 millones y el pasado año se fue hasta los 3,2. Forcarei dedicó 1.057.556 euros, que son casi 600.000 euros más, y Cerdedo-Cotobade pasó de 1,9 a 2,2 millones.

Compartir el artículo

stats