Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asociaciones animalistas registran un auge de perros y gatos abandonados este verano

Los animales recogidos presentan habitualmente mal estado y carecen de chips localizadores que permitan su identificación | Los felinos son más problemáticos por su velocidad reproductiva debido a la falta de castración

Una veterinaria de la clínica lalinense Animalia, ayer, con un perro. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Con la llegada del verano, como viene siendo habitual, se incrementan el número de animales abandonados, que tienen que ser rescatados por asociaciones que desde el mismo momento que los recogen, pasan a hacerse cargo de ellos. Así pues, asociaciones como Palleiráns, en A Estrada ponen de manifiesto que están apareciendo muchos perros, alrededor de 2 o 3 al día. Esto supone un verdadero problema ya que, a pesar de que quizá no la totalidad de estos animales sean abandonados, pero la mayoría muestran síntomas de dejadez, que a fin de cuentas también es una forma de desatender a las mascotas. El principal inconveniente que se encuentran este tipo de agrupaciones es que los animales no tienen implantado el chip localizador, lo que imposibilita saber de quien es el perro.

Alguno de los gatos en adopción en la asociación Bigotes. | // FOTOS DE ARCHIVO DE BIGOTES

También existen agrupaciones como Peludos Sen Fogar, que a pesar de llevar cuatro años cerrada como consecuencia de la escasez de recursos económicos y de voluntarios, continúan activos a través de las redes sociales, desempeñando una labor de difusión para que los dueños puedan encontrar a sus mascotas en caso de estar perdidas, y para que otros animales puedan encontrar un nuevo hogar. En la actualidad todos los animales que se encuentran pasan a estar bajo la responsabilidad de la Deputación de Pontevedra, entidad que tiene una mayor cantidad de recursos gracias a ayudas de la Xunta. A pesar de no llevar a cabo ninguna actividad laboral en el presente si que ponen de manifiesto que en verano es la época en la que más perros son abandonados. Esto se debe a que en esta época muchas familias se van de vacaciones y se encuentran con que su mascota es un impedimento para viajar, ya sea porque no se permite su entrada a los hoteles y establecimientos o bien porque la gente se da cuenta de que es un ser vivo que necesita de atenciones y no se le puede abandonar a su suerte. Estos representan la mayor parte de los casos, sin embargo, en ocasiones se han encontrado con perros que se han escapado porque no estaban castrados y se van de casa con la intención de aparearse, y muchos de ellos de nuevo, tampoco tienen chip, de manera que es imposible localizarlos y devolverlos a su hogar. Asimismo, un claro ejemplo de desatención y abandono se muestra con el estado en que se encuentra al perro, habitualmente son recogidos en un estado grave de desnutrición acompañada de una plaga de parásitos. Sin embargo, todavía hay una esperanza y es que hay una minoría de animales que son encontrados en buen estado, lo que denota una preocupación por parte de sus propietarios, que a menudo son devueltos a sus casas porque sus amos realizan una campaña de búsqueda muy extensa.

Alguno de los gatos en adopción en la asociación Bigotes. | // FOTOS DE ARCHIVO DE BIGOTES

Así pues, agrupaciones como Bigotes, en Lalín manifiesta que a pesar de que en esta época del año se encuentran muchos más especímenes, sobre todo de gatos, que es lo que ellos tratan. La mayoría de animales que se encuentran están vagando por las calles, y en bastante mal estado, padecen de plagas de parásitos o sufren de alguna lesión debido a algún accidente. En cuanto son encontrados, los trasladan a hogares que colaboran con la entidad, de manera que no están en una protectora, sino en hogares de acogida temporales. Su disponibilidad para acoger a estos animales es bastante baja, ya que el máximo de plazas que pueden disponer es de 12, cifra que no abarca la completa demanda que existe.

Alguno de los gatos en adopción en la asociación Bigotes | // FOTOS DE ARCHIVO DE BIGOTES

Desde su experiencia, trasladan que a pesar de que lo que más se encuentran son camadas abandonadas. Una problemática que surge a raíz de que los propietarios no castran a sus animales. Sin embargo, sí que en los últimos tiempos se ha podido vislumbrar un mayor interés por esta intervención. La gente acude más asiduamente a este tipo de asociaciones en busca de información para evitar que sus mascotas engendren nuevas camadas de las que tengan que hacerse responsables. Entidades como esta además agradecen la realización de campañas como la de Medio Ambiente, del pasado invierno que subvencionó la esterilización de 70 felinos. Aun así, no todos se toman este tema tan en serio, y es el principal punto de conflicto, el alto ritmo de reproducción provoca que el abandono aumente exponencialmente. Por el contrario, se pone de manifiesto que el ritmo de adopción de esta especie es lento en comparación con el año anterior, donde se originó un boom inesperado, pero se mantiene estable. Bigotes ha contabilizado que desde que iniciaron su actividad hace cuatro años, han conseguido que 150 gatos encuentren un nuevo hogar.

Un servicio en manos de la Diputación

Las clínicas veterinarias, como Animalia, en Lalín, sí que reciben a animales recogidos por parte de estas asociaciones y les realizan un chequeo pertinente para comprobar el estado en el que se encuentran. Además, colaboran desparasitando tanto a los gatos como a los perros y procediendo a la castración de los primeros, sobre todo, para evitar que puedan aumentar el número de camadas. No obstante, en la actualidad, el cuidado de las mascotas abandonadas depende del Centro de Acollida e Protección de Animais (CAAN), que la Diputación de Pontevedra tiene en Meis. El procedimiento habitual establece que, en cuanto se encuentre a un animal abandonado, se avise a Protección Civil para que dé el parte. Son ellos quienes, junto con la Policía Local, recogen al animal y, en caso de tener un chip localizador, proceden a pasarle el lector y a devolverlo a su hogar. Si el animal encontrado se encuentra en buen estado pero no puede ser identificado de ninguna manera, directamente pasa a recibir asilo en el refugio provincial. Si se da el caso de que dichos especímenes sufren alguna dolencia primero reciben atenciones de primeros auxilios, pero también a cargo de la Diputación. Este servicio ofrece a los municipios de menos de 50.000 habitantes la recogida de animales abandonados y su atención de cara a ser adoptados posteriormente. En lo que va de año hubo un total de 21 adopciones en total en las comarcas de Deza y Tabeirós. A Estrada y Lalín son los municipios con más animales recogidos, 10 y 5, respectivamente.

Compartir el artículo

stats