Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Se buscan padrinos para rescatar del olvido a Fontao

El Instituto Geológico incluye las minas de wolframio y otros dos yacimientos de Vila de Cruces y Vilatuxe en ‘Apadrina una roca’

Vista de las antiguas minas de Fontao, con el poblado y otras instalaciones al fondo. | // BERNABÉ/GUTIER

Si en algo ayudó el COVID, fue en potenciar otros tipos de turismo más allá del de sol y playa, como el turismo industrial. Uno de los problemas de éste es que pueden darse agresiones al medio, como las pintadas que dejaron algunos turistas con su nombre en las viviendas que emergieron gracias a la sequía, este invierno, en el embalse transfronterizo de Lindoso. Y si se trata de infraestructuras en desuso, como antiguas mina, el daño o el expolio pueden ser aún mayores.

Por eso, el Instituto Geológico y Minero de España, que depende del Ministerio de Ciencia e Innovación, tiene activa la campaña Apadrina una roca, con la que quiere incentivar la conservación y el seguimiento del patrimonio geológico, en el sitio web www.igme.es/patrimonio/ApadrinaUnaRoca.htm. La idea surgió ya en 2011 en el seno de la Asociación Geología de Segovia, y ahora se extiende a todo el Estado a través del Inventario de Lugares de Interés Geológico (LIG)

Una visita anual

Este mapa nos permite ver qué lugares buscan un padrino que vele por su conservación. Si uno se registra para apadrinar un LIG, se compromete a visitarlo al menos una vez al año e informar entre el 1 de octubre y el 30 de noviembre sobre su estado de conservación y las condiciones de observación. Pero en cualquier momento del año se puede alertar amenazas, expolios de minerales y agresiones.

En las comarcas tenemos tres antiguas minas disponibles para ese apadrinamiento. La más conocida, de lejos, es la mina de wolframio de Fontao. La última galería cerró en 1963, y la última explotación a cielo abierto, en 1974. En las últimas décadas y sobre todo desde la recuperación del poblado minero y la apertura del Museo da Minería hubo amagos para acondicionar una galería de cara a visitas al público. Y se quedó en eso, en amagos.

"En Fontao hubo amagos para acondicionar una galería y abrirla al público"

decoration

Fontao forma parte del Inventario de Lugares de Interés Geológico desde marzo de 2019, por “las características geológicas y tipología del yacimiento que pueden verse en la trinchera de explotación a cielo abierto y la todavía posible observación de algunas entradas a las labores subterráneas y del cielo abierto”. La ficha aún tiene pendientes la descripción y delimitación definitiva, como en los otros dos casos que vamos a ver.

Un yacimiento que destaca en Europa

Sin salir de Vila de Cruces, también buscan vigilancia unos 4.000 metros de explotación de ofiolita, situados al pie de la PO-905, la carretera que conduce a Portodemouros, y en el entorno de Monte das Cambas y Pena Grande. La ficha del LIG recalca que estas formaciones rocosas pertenecen al Complejo de Órdenes y “tienen gran importancia a escala europea” por sus “esquistos verdes con intercalaciones de esquistos y escasos ortogneises (son formaciones tras una cristalización en el granito) de nada menos que 500 millones de años.

La tercera y última roca no tiene tanta relevancia a nivel continental, pero sí en el ámbito de la Península Ibérica, al ser “una de las más importantes mineralizaciones de espodumena” de España y Portugal, como indica la ficha. Está en la parroquia lalinense de Vilatuxe, entre Pía y Valdecarballos. A nivel geológico, se conformó entre las inmediaciones de contacto de la Unidad de Lalín y el Dominio Esquistoso de Galicia Central, y su interés radica en que la espodumena (hay variedades que se usan para piedras preciosas) que aquí se mineralizó lo hizo con pegmatitas muy ricas en elementos que no suelen ser abundantes, como el litio, el berilio , el niobio (ambos se usan en aleaciones), el tántalo y el estaño, que resisten la corrosión.

El apadrinamiento de estos yacimientos es gratis y, a cambio, permite participar en charlas y encuentros para padrinos y madrinas de un patrimonio que también es natural.

Compartir el artículo

stats