Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Sociedad Hijos de Silleda en Buenos Aires

Fundada en 1908 por Victoriano Souto, Antonio Carballo y Antón Alonso Ríos, creó tres escuelas | Estos centros se ubicaron en Freixeiro (Laro), Penadauga (Escuadro) y O Marco (Siador)

Alumnado de la escuela de Laro. | // A.V.N.

La Sociedad Hijos de Silleda en Buenos Aires fue fundada en 1908 por Victoriano Souto, Antonio Carballo y Antón Alonso Ríos, creó tres escuelas en tres parroquias del Ayuntamiento de Silleda: en el año 1917 se inaugura la Escuela Rosalía de Castro en el lugar de Freixeiro (Laro); posteriormente abrió la Escuela Bernardino Rivadavia en Penadauga (Escuadro) y por último la Escuela Francisco Giner de los Ríos en O Marco (Siador). Fue una de las sociedades promotoras de la “Federación de Sociedades Gallegas Agrarias y Culturales” que se creó en Buenos Aires y que agrupaba a las Sociedades de emigrados de toda Galicia.

Victoriano Souto.

Victoriano Souto. ANTONIO VIDAL NEIRA

En el año 1908 un grupo de amigos de café, compuesto por emigrados silledenses, fundaron en Buenos Aires la Sociedad Hijos de Silleda, con la finalidad de agrupar a todos los emigrados del terruño de Trasdeza. El 15 de agosto de 1908, fue constituida definitivamente, cuando unos noventa emigrantes del Ayuntamiento de Silleda se reunieron, a las nueve de la noche, en el sótano de la Confitería “El Salvador” ubicada en la esquina de Callao nº 601, frente a la iglesia del colegio jesuita del Salvador, en el barrio de Congreso de la capital argentina. Componían este grupo de silledenses entre otros: Victoriano Souto, José Castiñeiras, Manuel Bispo, Marcelino García, Maximino García, Antón Alonso Ríos y otros, al calor de los cuales surgió la institución. Se designó presidente provisional a Victoriano Souto y secretario a Manuel Castiñeira. En el marco de la asamblea constituyente se decidió, asimismo, continuar reuniéndose en forma periódica hasta tanto se eligiesen las autoridades definitivas y se confeccionasen los estatutos societarios.

La sociedad nace con el propósito expreso de crear y fomentar escuelas, proteger y socorrer a sus asociados, cultivar y difundir el espíritu de la asociación, establecer relaciones con las sociedades dedicadas a la difusión de la enseñanza laica y la ayuda a los productores gallegos, pudiendo federarse con ellas y fomentar el acercamiento hispano-argentino. Tenía como principal objetivo restablecer entre todos ellos los vínculos de relación y amistad, primando la idea de uno de sus socios fundadores, Antón Alonso Ríos, de fundar una sociedad instructiva que se centrase en la creación de escuelas en el ayuntamiento de Silleda, para combatir y erradicar el analfabetismo imperante en la zona y fomentar y dar vida al movimiento agrario del municipio de Silleda.

Inicio con 104 socios

Después de funcionar varios meses con carácter provisional, el 11 de octubre de 1908 se reúne la primera Asamblea General que contó con 104 socios, para aprobar la nueva Comisión Directiva y los Estatutos institucionales. En dicha asamblea intervinieron Vitoriano Souto, Antón Alonso Ríos y Vicente Otero que presentó el proyecto de los Estatutos de la sociedad. Se declaró constituida la Sociedad “Hijos de Silleda” y se procedió a la elección de la Junta Directiva, formada en su mayoría por elementos jóvenes, entusiastas y laboriosos: Se acordó que los socios debían abonar un peso al mes de entrada y cincuenta centavos cada uno de los demás meses del año y designaron órganos oficiales de la Sociedad El Diario Español y Nova Galicia de Buenos Aires; y FARO DE VIGO y la Defensa de Lalín. Esta sociedad fue la decana de todas las asociaciones que fundaron, el 24 de septiembre de 1921, la Federación de Sociedades Gallegas Agrarias y Culturales en la República Argentina y también fue la más consolidada y la que desplegÓ mayor actividad y realizó una amplia obra en la tierra de sus coterráneos.

La asociación contaba con una quinta recreativa en la localidad de San Isidro, junto al RÍo de la Plata en la zona norte del Gran Buenos Aires, donde a lo largo de toda su historia, se celebraron importantes romerías ampliamente concurridas como la “Festa de San Blas” o la “Festa de Nosa Señora da Saleta” para divertirse y reunir fondos que, sumados a la cuota social y las donaciones personales de sus socios, financiar su funcionamiento y ayudar a su objetivo social y benéfico, que era impulsar la creación y mantenimiento de escuelas como la Rosalía de Castro, fundada el 5 de diciembre de 1917 en el lugar de Freixeiro, en la parroquia de Laro; Tomás Peiteado fue el maestro encargado de dirigirla la mayor parte del tiempo que estuvo en activo. La sociedad deseaba que las escuelas sirviesen de modelo no solo en el programa de enseñanza sino también en las condiciones higiénicas y de comodidad.

Además de esta, la sociedad construyó otras escuelas, una en la parroquia de Escuadro, en el lugar de Penadauga, el centro de enseñanza primaria Bernardino Rivadavia, nombre del que fuera el primer presidente democrático argentino; Severiano González Tabóra fue el maestro contratado para la docencia; además subvencionaron una escuela en la parroquia de Refoxos; y en 1921 se inaugura la escuela el lugar de O Marco en la parroquia de Siador, como centro de enseñanza primaria Francisco Giner de los Ríos, pedagogo y fundador de la Institución Libre Enseñanza; en esta escuela impartió clase Luciano Folgar Monteagudo. Todas las escuelas contaron con edificio propio y siempre estuvieron provistas de material pedagógico y de un programa educativo progresista y laico, por lo que tuvieron algunos problemas siendo clausuradas en algunas ocasiones.

Acto de O Candán

Durante su funcionamiento la sociedad no solo pensó en el sostenimiento de las escuelas sino también en los niños que en ellas tenían que educarse, a los que también facilitaron los elementos que la enseñanza les exigía. Para el funcionamiento de las escuelas, que impartían las clases en tres locales propiedad de la institución, fueron giradas a Silleda en distintas oportunidades, cantidades que llegaron a alcanzar una suma mayor de 300.000 pesetas producto de muchos sacrificios de este grupo de emigrantes silledenses que no olvidaban y amaban a la tierra que les vio nacer. El 15 de agosto de 1933, una delegación de la sociedad, participó en una peregrinación galleguista al monte Candán, para conmemorar el 25 aniversario de su fundación, organizada por el Ayuntamiento de Silleda para rendirle gratitud por su obra altruista llevada a cabo por los hermanos argentinos. En dicho acto participaron y hablaron el primer presidente de la Sociedad, Victoriano Souto, Otero Pedrayo, Martínez Risco, Suárez Picallo, Blanco Amor, Valenzuela Otero y Antón Alonso Ríos.

En julio de 1982, con todo su patrimonio y sus socios, la sociedad Hijos de Silleda, pasó a formar parte del Centro Lalín, Golada y Silleda de Buenos Aires, que en la actualidad agrupa a todos los emigrantes y descendientes de la Tierra de Deza residentes en Argentina. En el año 2009 el gobierno municipal de Silleda, le dedicó una calle, cambiando la denominación del tramo final de la rúa Argentina por rúa Sociedad Hijos de Silleda.

El primer presidente de la Sociedad Hijos de Silleda, fue Victoriano Souto un silledense emprendedor de negocios y activo, natural de la parroquia de Laro. Marchó a Buenos Aires en 1897. Empezó a trabajar como dependiente de ínfima categoría. Una vez, sin causa justificada, fue despedido de la colocación, sin pagarle los pobres salarios que tenía ganados y se encontró en la calle, sin dinero, desconociendo la ciudad y sin lugar donde poder pernoctar. Supo, sin embargo, surtirse de paciencia y energía y aunque con dificultades salvó la situación. Tras unos años de lucha y privaciones, notó la mejoría gracias al fruto de su trabajo y de empleado ascendió a ser socio de un café de pequeña escala. Realizó su primer viaje a Galicia el año 1906, en el vapor inglés Thames. Regresado a Buenos Aires, adquirió en compra y en unión con su socio Joaquín Buceta, natural de Caldas, la importante Confitería y casa de Lunchs “El Salvador”, situada en la calle Callao esquina Tucumán y que firmaba como “Souto y Buceta”. La Asamblea de accionistas de la Sociedad Anónima Mercados Vecinales “El Bien Público”, le nombró Síndico.

Presidentes

Otros presidentes de la Sociedad Hijos de Silleda fueron: Manuel Laje, Pedro Rodríguez, Antonio Méndez, Claudio López, Jesús Blanco, Antón Alonso Ríos, Claudio López, Jesús Blanco, Valerio Abeledo, F. Troitiño, Manuel G. Collazo, Benito Mauriño, Vicente Hermida, Victoriano Souto, Ramón G. Fontao, José M. Liñares, Antonio Carballo,, Manuel Baloira, José Canda, Manuel Laje, José Vales, Manuel Paz, Manuel Liñares, M. Villaverde, Manuel Sánchez y José E. Taboada.

Victoriano Souto, primer presidente

La primera junta estaba integrada, con Souto como presidente, por: Constantino Gómez (vicepresidente), José Castiñeiras (secretario), Antón Alonso Ríos (prosecretario), Marcelino Fernández (tesorero), Benito López (protesorero) y Pedro Rodríguez (contador). Los vocales: Manuel Bispo, Manuel Castiñeiras, Antonio Carballo, Felipe Gómez, Manuel Ramos y Constantino Taboada. Vocales suplentes: Manuel Ramos, Antonio García, Antonio Medela, Manuel Nogueira y propagandistas, todos los asociados.

Compartir el artículo

stats