Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El nuevo templo de la carne en la capital dezana

Rodrigo López Balo abre al público mañana en Lalín A Principal Carnicería, una propuesta novedosa basada en la tradición

Rodrigo López, ayer, cortando un chuletero en A Principal Carnicería de Lalín. | // BERNABÉ/ANA AGRA

Lalín contará desde mañana con una nueva carnicería que pretende diferenciarse de todo lo conocido en este sector. El joven emprendedor local Rodrigo López Balo abre en pleno centro de la localidad A Principal Carnicería, un local que incluso antes de darse a conocer ya levanta expectación entre los vecinos que atisbaban los trabajos de reforma. “Mis padres siempre se dedicaron a esto en la parroquia de Prado”, subraya López para dejar claro que lo suyo le viene de casta, aunque pretenda ser algo diferente debido a su concepto novedoso de la venta de carne.

El promotor de A Principal Carnicería hace memoria para explicar cuándo y cómo se inició su nueva aventura comercial: “Todo empezó hace unos ocho años cuando abrimos la primera tienda. Lo que pasa es que con el paso del tiempo quería posicionarme un poco mejor dentro del sector. Eso sí, siempre sin perder de vista la base, que son mis padres”, asegura. En este sentido, destaca la importancia de una buena ubicación, y la nueva carnicería tiene una de las mejores posibles. Rodrigo añade que “me salió este local, me pareció un punto estratégico muy bueno en el casco urbano de Lalín. Aposté por este bajo después de que hace aproximadamente un año hablando de manera informal con una señora de Lalín propietaria del bajo empezamos a negociar y hasta hoy”. A partir de mañana, serán tres personas las que trabajen en el comercio, tal y como recalca.

Distinguirse de los demás es para Rodrigo López algo fundamental para animarse a levantar la persiana en estos tiempos difíciles. “No queríamos parecernos a nada que se conociera. En Lalín, ir a la carnicería a veces da sensación de frío y yo quería darle un toque que estuviera relacionado con gente joven porque nosotros arrastramos a mucha juventud debido a los elaborados que facturamos”. A propósito de juventud, el local ya se ha convertido en el patrocinador del Balonmán Loriga, filial autonómico del Balonmán Lalín, que ya luce el nombre del establecimiento en las canchas de toda Galicia.

De todas formas, el dueño de A Principal Carnicería insiste en destacar que “la base del producto viene de mi familia y no es otra que la ternera gallega comprada casa por casa. Después sí que metimos algún producto más novedoso como los elaborados, empezamos a hacer croquetas y hamburguesas rellenas, y al final reunimos una decena de tipos de hamburguesas diferentes.” En este sentido, subraya algo determinante para conocer y saber cuál es la carne que vende su comercio porque “no hay intermediarios ni se compra en ningún matadero. Tenemos de mano ganadores propios a los que les llevamos comprando desde hace más de 20 años los terneros. Lo más fácil es comprar un ternero en un cebadero pero aquí lo que hay es una cadena y la base es el ganadero para que a todos nos vaya bien”.

Comercio digital

La venta online ha sido otro de los grandes acicates para este joven empresario lalinense que señala que “debido al confinamiento nos empezamos a posicionar en lo que es la distribución online porque en la tienda se vendía poquito. Durante la pandemia aumentaron mucho las ventas y ahora mismo estamos en un rango bueno. La venta online te exige tener a una persona casi sólo para eso envasando al vacío y una paquetería gestionada para poder dar un buen servicio”.

Por último, en A Principal Carnicería este mes el comprar sus productos puede tener premio. Rodrigo López recuerda que “como no vamos a hacer inauguración, durante todo el mes de abril se va a hacer un sorteo. En total, serán una decena de premios con los tickets de compra. El último día del mes de abril haremos un sorteo muy potente que tiene muchos premios”. Los galardonados podrán disfrutar de, entre otros, lotes de chuletones, jamones, utensilios para cortar jamón, lacones o una cena en Casa Currás. “Es nuestra forma de agradecer la confianza prestada por la clientela”, concluye López Balo.

Compartir el artículo

stats