Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los detenidos en la operación contra el tráfico de drogas en Matalobos y A Bandeira pasarán mañana a disposición judicial en A Estrada

Agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional requisan 300 gramos de cocaína | Se encontró munición de varios calibres, y armas de fuego y armas blancas prohibidas | Requisaron 7.500 euros y cuatro automóviles

Registro en A Bandeira, en donde se arrestó a un matrimonio. | FOTOS: BERNABÉ / JAVIER LALÍN

Los detenidos ayer en A Estrada y A Bandeira, en el concello de Silleda, por la Guardia Civil y la Policía Nacional acusados de un supuesto delito contra la salud pública por tráfico de estupefacientes pasarán con toda probabilidad mañana a disposición judicial. La operación conjunta entre los dos cuerpos de seguridad se desarrolló desde primera hora de la mañana de ayer en un taller de compraventa de coches situado en A Bandeira y en una vivienda unifamiliar de Matalobos y se saldó finalmente con cinco detenciones, y no cuatro como inicialmente informó la OPC de Pontevedra, de las cuales tres son mujeres. En ella participaron miembros de la Policía Judicial y de la Unidad de Seguridad Ciudadana (Usecic) de la Benemérita y de los Grupos de Respuesta Especial para el crimen organizado, también llamados Greco, de la Policía Nacional, que se encargaron de efectuar varios registros La presencia de los agentes levantó una gran expectación entre los vecinos de la zona debido al importante despliegue en un operativo que, según fuentes, de la investigación, se trató de “tráfico medio” de estupefacientes. De las cinco personas detenidas, dos lo fueron en el municipio estradense, siendo una de ellas extranjera, y los otros tres en A Bandeira. Todos durmieron ayer en los calabozos del Cuartel de la Guardia Civil a la espera de que finalice la instrucción.

Miembros de la Benemérita, ayer, durante el registro efectuado en A Bandeira. | // BERNABÉ Ángel graña

Los agentes que participaron en el operativo contaron con el apoyo de dos perros rastreadores pertenecientes a la Unidad Cinológica de la Guardia Civil que recorrieron tanto el taller y la vivienda adosada a él en A Bandeira como la casa de Matalobos. En estos registros encontraron 300 gramos de cocaína, una cantidad de droga que el mercado podría alcanzar un precio aproximado de 18.000 euros. Desde la OPC de Pontevedra y la subdelegación del Gobierno también se informa de que fue encontrada diferente cartuchería de distintos calibres, así como armas de fuego y armas blancas prohibidas. La Guardia Civil y la Policía Nacional se incautaron además de 7.500 euros en metálico y cuatro vehículos de alta gama. A todos se les imputa un presunto delito de tráfico de drogas.

Uno de los detenidos, ayer, en el registro de A Bandeira. Bernabé/Javier Lalín

El despliegue realizado ayer en A Estrada y A Bandeira por parte de las fuerzas policiales tuvo dos caras distintas durante su procedimiento. En el caso de la vivienda situada al borde de la carretera en Matalobos, los agentes necesitaron de un ariete para poder derribar la puerta de entrada. Una vez en la casa, y durante el registro, los detenidos contaron con el asesoramiento legal de un abogado. Sin embargo, en la inspección llevada a cabo en A Bandeira, la Guardia Civil personada en el mismo recorrió en compañía de los dos detenidos todas las dependencias de la finca, desde la vivienda de la parte superior hasta el taller mecánico y un cobertizo. Se da la circunstancia de que el varón solicitó un permiso para poder acudir a una cita médica previa que tenía pendiente para realizar una revisión por tener problemas de salud y que le fue concedido.

Agentes durante la inspección efectuada en Matalobos. Bernabé

La investigación la dirige el Juzgado de Instrucción número 2 de A Estrada, que será el que tome declaración a todos los detenidos en la operación antidroga.

Compartir el artículo

stats