Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un otoño con los paraguas en casa

Durante la pasada estación, llovió durante 30 días | Hubo temperaturas máximas de casi 27 grados en Camanzo | Las mínimas cayeron a los 5,4 bajo cero en Mouriscade

Peregrinos de Alicante bajando del Alto do Faro, el pasado día 8.

Este martes, día 21, entraba el invierno, y lo hacía con previsión de borrascas que se harán más intensas durante el fin de semana. Y hace falta la lluvia: el embalse de Portodemouros está al 48% de su capacidad. Su situación no es ajena a otros pantanos, y se debe a la tremenda sequía que arrastramos desde el otoño.

Solo una borrasca

Los meteorólogos, allá por septiembre, ya nos anunciaban que tendríamos un otoño cálido y seco. Y así fue: solo hubo una borrasca, Barra, durante el puente festivo de la Constitución, que trajo consigo intensas lluvias, desplome de temperaturas y hasta nieve en la cumbre del Monte Faro. Pero es que en 2020 el otoño tuvo hasta cinco temporales (Álex, Bárbara, Clement, Dora y Ernesto). Los datos que nos ofrece Meteogalicia dejan clara la escasez de lluvia en los últimos tres meses: en la estación de Forcarei se recogieron 471,3 litros por metro cuadrado (l/m2), mientras que en 2020 habían sido 603. Forcarei es, con diferencia, la estación meteorológica con más precipitaciones de la zona. Así, en el Alto do Faro se registraron 345,7 l/m2, en Mouriscade, 264; en el casco urbano de Lalín, 274,4, y en Camanzo (Vila de Cruces), 221,9.

Pese a la borrasca del puente festivo de diciembre, en todas las estaciones se recogió más lluvia durante el mes de octubre. Noviembre, además de bastante seco, fue frío. Por días, en todo el otoño solo llovió durante 33 jornadas en Forcarei, que caen a 29 tanto en Lalín como en el Alto do Faro, a 25 en Camanzo y a 23 en Mouriscade.

Decíamos que noviembre fue frío, por los anticiclones de mediados de mes, que agudizabas las temperaturas mínimas durante la noche, con cielos despejados. Por eso, Mouriscade llegó a marcar ese mes una temperatura mínima de 5,4 ºC bajo cero. Es la segunda más baja de toda la comunidad gallega, solo superada por los 7,4 ºC bajo cero de Calvos de Randín, en Ourense. Con estos valores, es normal que en Mouriscade se registrasen 10 días de heladas en noviembre, y otras 5 en diciembre. Hubo una jornada de heladas en Lalín y otras 2 en Camanzo, pero ninguna tanto en Forcarei como en Alto do Faro.

Un invierno también seco

En cuanto a las temperaturas máximas, en ocasiones alcanzaron valores más típicos del verano. En octubre, los termómetros marcaron 26,7 ºC en Camanzo, o incluso 26,2 en Mouriscade. Aún así, en el otoño de 2020 hizo incluso más calor, con hasta 36,5 ºC en Camanzo o 33,2 en el casco urbano de Lalín.

De cara a los próximos meses, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) predice un invierno más seco de lo normal en Galicia y, también, un poco más cálido de lo habitual. Así es que los paraguas volverán a estar, como en otoño, a medio gas.

Compartir el artículo

stats