Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un viaje de Dubái a Lalín por equivocación y con final feliz

La gallega de origen sirio, Marián Busaibis Busso, y su marido palestino Kamal Alzaanin inauguran el domingo su café bar

Marián Busaibis y Kamal Alzaanin muestran una ración de pollo relleno de arroz. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

El pollo relleno de arroz es la especialidad de un nuevo local de Lalín cuyos propietarios tienen una historia digna de contar. El nuevo café bar de la Praza da Marina se llama “Cocina de Mila” en honor a la hija menor de los tres hijos que tiene el matrimonio formado por la gallega de origen sirio Marián Busaibis Busso Puga y el palestino de Gaza, Kamal Alzaanin. “Es muy traviesa, le gusta mucho la cocina y nos pareció un nombre idóneo”, explica Marián sobre la decisión del nombre para el establecimiento. Llevan unos cinco días abiertos a modo de prueba, aunque la inauguración oficial será el próximo domingo. “Hicimos una especie de soft opening para tantear el gusto de la gente antes de hacer el menú final y de poner los horarios”, añade esta santiaguesa que junto a su esposo llegó por equivocación a Lalín.

Marián Busaibis Busso Puga desvela que “nací en Santiago de Compostela y soy hija de mamá gallega y papá sirio. Mi marido es palestino de Gaza y nos conocimos hace ahora 11 años en Dubái, donde trabajábamos los dos. Él es ingeniero civil y yo estaba trabajando de guía turístico”. Una aplicación fue la causante de que la pareja tenga previsto iniciar en la capital dezana una nueva etapa en sus vidas. Marián prosigue señalando que “llegamos a Lalín por un error del Google Maps porque queríamos ir a Melide y finalmente la aplicación nos trajo aquí. No conocíamos la zona pero teníamos planeado abrir un negocio de comidas para llevar. Yo estudié economía y sopesamos lugares como Sigüeiro, Ordes y una zona amplia de Santiago y supuestamente nos dirigíamos a Melide, pero yo en la aplicación puse como destino Lalín. Seguimos en el coche, llegamos a Lalín. Nos encantó y nos gustó mucho desde el principio. Vimos que era una población amplia. Estábamos paseando, conocimos a un señor por la calle y el mismo día cogimos el local. Fue una pura casualidad, la verdad”.

Lo cierto es que ahora tanto ella como su marido agradecen el error del mapa digital por haberles traído hasta Lalín. “Tengo que reconocer que he conocido Melide y a Lalín no lo cambio por nada. La gente que hemos conocido nos ha tratado muy bien y nos ha animado mucho. Todos han sido muy amables y durante los días que hemos estado probando los que nos visitaron han sido muy cariñosos con nosotros. Date cuenta de que, como te decía, cuando llegamos no conocíamos a nadie y eso siempre es complicado cuando empiezas”.

Y es que Marián ha puesto en práctica en Lalín sus conocimientos sobre economía para poder el paso definitivo de establecerse con el menor riesgo posible. “Durante un par de meses estuve haciendo un estudio de mercado porque, aunque habíamos cogido el local, no estábamos aún pagando el alquiler. Definitivamente en julio nos decidimos y ahora ya ha llegado el momento de abrir oficialmente”.

Concepto nuevo

Tanto Marián como Kamal tienen claro que los comienzos no van a ser fáciles. Por eso, ella asegura que “hay que empezar poco a poco con la carta. La gente que nos ha conocido durante estos cuatro o cinco días está encantada. Pero tenemos el inconveniente de que no somos de Lalín. Vivimos en Touro y vamos y venimos todos los días. Entonces, al no conocer a nadie no tenemos forma de darnos a conocer salvo el boca a boca”. Busaibis Busso añade que “cuando realicé el estudio de mercado decidí hacer algo que no tuviera competencia. De hecho, no hay otro local igual en Lalín. La especialidad de la casa es el pollo relleno de arroz, que es un plato que no hay aquí. Además, en el café bar tenemos una vitrina expositora con la comida a la venta por kilo. Es un concepto nuevo porque aquí a las doce de la mañana hay entre ocho y doce platos diferentes cada día de comida casera para poder llevar”.

El domingo, con motivo de la inauguración de la “Cocina de Mila” habrá degustación gratuita para los que acudan al evento. A partir d entonces, cualquiera podrá degustar una oferta que, además, incluye tartas para llevar que se venden por kilo, también berenjenas y calabacín rellenos, pollo asado o la típica ensaladilla rusa, entre otros platos. Lo que hace unos meses comenzó con un error en el buscador digital ahora tomará por fin cuerpo de la mano de una pareja que cada vez están más a gusto en Lalín.

Compartir el artículo

stats