Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una pareja con mucho tirón

Los estradenses Diego Souto y Tamara Abilleira compiten desde hace siete años en las carreras de caballos con carro | Son campeones gallegos y fueron cuartos en el Nacional

Diego Souto y Tamara Abilleira posan junto a su caballo “Centurión”.   | // BERNABÉ/ANA AGRA

Diego Souto y Tamara Abilleira posan junto a su caballo “Centurión”. | // BERNABÉ/ANA AGRA Bernabé

Diego Souto es un gran aficionado a los caballos. En estos momentos cuenta con trece, cuatro de ellos machos. Esa afición lo animó a probar con la doma clásica, aunque nunca llegó gustarle. Todo cambió cuando descubrió por una sucesión de casualidades las carreras de caballos con carros. Eso fue hace siete años. Hoy, el estradense y su pareja Tamara Abilleira Martínez ostentan el título de campeones gallegos en el campeonato gallego de enganches en la modalidad de Limonera (con solo un caballo) y acariciaron el podio en el Campeonato de España, con un cuarto puesto en Valencia.

Durante la carrera del pasado domingo. | // BERNABÉ/ANA AGRA

Souto y Abilleira nos reciben en su casa de San Miguel de Castro junto a su caballo de carreras “Centurión”, un caballo español de diez años que tiene mucho que ver en sus grandes resultados. Los tres vienen de llevarse la victoria en la primera jornada de la Copa Gallega de Enganches, la celebrada el pasado fin de semana en Silleda, y ya se preparan para uno de sus grandes objetivos, su participación de nuevo en un Campeonato de España en el mes de septiembre. “A nivel gallego nos va bien pero un Nacional es otra cosa. En Galicia competimos unas veinte parejas pero en España puedes tener 60 rivales. En zonas como Andalucía o Valencia hay mucha afición”, explica el estradense.

Muy atrás quedan ya sus primeros pasos en este mundo. Souto recuerda que todo surgió a raíz de un carro que él mismo fabricó con el objetivo de usarlo en las rutas a caballo. En una de ellas fue cuando conoció a más personas interesadas en este tipo de carros y en la organización de una asociación para poder celebrar carreras. Poco después, estas competiciones pasaron a ser organizadas por la federación y a estar ya federadas.

Souto tardó poco en adquirir un carro de competición, aunque tiene el objetivo de crear su propio carro. “Estoy haciendo uno de acero inoxidable. Normalmente son de hierro pero el que estoy haciendo es más ligero y también dura más, porque no se oxida”.

El estradense se reconoce un apasionado de estas carreras de caballos con carro, aunque admite que no es fácil adentrarse en ellas por el alto coste. “El problema es empezar porque necesitas dinero y también infraestructuras. Por ejemplo, además de llevar a los caballos a las competiciones también tienes que llevar el carro. Antes íbamos en dos coches con remolque pero ahora ya tengo un camión”, explica. “Se podría decir que es como una afición a los rallyes pero el coche, cuando no está corriendo, no gasta y los caballos sí”.

“Centurión”, un caballo de revista del corazón

Centurión

Diego Souto y Tamara Abilleira son los que recogen los premios pero el más famoso del equipo estradense es su caballo “Centurión”. Hace solo unas semanas, el equino lucía planta en algunas de las revistas del corazón más conocidas de España con motivo de su participación en la boda entre la instagramer viguesa Lucía Bárcenas y el aristócrata Marco Juncadella celebrada en el Pazo de Oca. Esta boda dejó imágenes para el recuerdo, como la salida de los novios por la plaza del Pazo en un Porsche negro de los años 70. Hubo sin embargo otras imágenes que no se pudieron ver, ya que tuvieron lugar dentro de los muros del Pazo. Salieron sin embargo en algunas de las revistas del corazón más conocidas. En esas imágenes se puede ver a Marco Juncadella y Lucía Bárcenas recorriendo los jardines del Versalles gallego a lomos de Centurión. “Marco me llamó para preguntarme por mi caballo y vino varias veces por casa para montarlo. Quería entrar en contactó con él antes de la boda porque iban a ir los dos montados”, explica Diego Souto. Eso les permitió ir trabando una amistad. “Un día me dijo que Centurión iba a ser el caballo más famoso de España y tenía razón, porque al día siguiente estaba en un montón de revistas”, bromea. La llamada de Marco Juncadella no le pilló por sorpresa, ya que el estradense ha aprovechado su afición por los caballos y los carruajes para realizar trabajos en bodas. “Cuando empecé con esto de las carreras la gente me pedía si los podía llevar a las bodas y yo se lo hacía. Mi carro sin embargo es de competición, no está pensado para eso. Al final, decidí comprarme un carro específico para las bodas”.

Compartir el artículo

stats