Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Parada y posta hacia Compostela

El hostelero Francisco Liste crea dos albergues para los peregrinos del Camiño da Geira e dos Arrieiros en Codeseda

Francisco Liste, ayer, en una de las dos casas que gestiona en Codeseda.   | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Francisco Liste, ayer, en una de las dos casas que gestiona en Codeseda. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

La localidad estradense de Codeseda se ha convertido en uno de los puntos neurálgicos del Camiño da Geira e dos Arrieiros. Es la asociación Codeseda Viva la que más está trabajando en la puesta en valor de este trazado y el pueblo ha mostrado su unión y su apoyo en torno a este proyecto. Este respaldo ha ido convirtiendo Codeseda en un lugar de parada obligatoria para los peregrinos en su camino hacia Santiago de Compostela, con bonitos lugares para descansar y recuperarse. Esa parada necesitaba de algo más y eso llegó de manos del hostelero Francisco Liste.

De familia en la localidad, el empresario regentaba desde hace años dos casas rurales en la zona: A Casa do Avó y O Palomar. Estas eran ya alquiladas por sus padres y él recogió el testigo tras ellos. Liste reconoce que estas viviendas se solían alquilar, principalmente en verano, a grupos de amigos que buscaban pasar unos días juntos en algún lugar tranquilo. Durante el invierno era sin embargo poco habitual recibir visitas.

Todo cambió con la puesta en valor del Camiño da Geira e dos Arrieiros. Liste colaboró desde el primer momento con la asociación, aunque inicialmente no modificó sus viviendas. Fue el pasado mes de septiembre, cuando el hostelero decidió dar un paso más, adaptando su oferta a las necesidades de los peregrinos. “Ya tenía la infraestructura necesaria pero hasta ahora alquilaba a grupos grandes de personas. Fue en septiembre cuando empecé a atender peregrinos. Para mí supone un mayor esfuerzo porque a lo mejor tengo que abrir solo para una persona y para un día pero todos tenemos que apoyar el camino”, explica.

Sus dos viviendas cuentan con seis habitaciones cada una, los que implica una oferta de 12 habitaciones para peregrinos en Codeseda. Eso la convierte en una de las grandes paradas y fondas del camino por la zona. Hacia atrás estarían Beariz y Soutelo de Montes, como lugares para pasar la noche, y por delante A Estrada y Pontevea.

El objetivo a largo plazo es que Codeseda se convierta en parada habitual para los peregrinos. Al día siguiente, los que vayan en bici ya llegarían hasta Santiago en una etapa, mientras que los que vayan a pié llegarían más justos.

“No queremos que este sea un camino como el francés o el de invierno, muy masificados. Hay gente que los hace como si fuese de fiesta”, afirmó. A pesar de eso destaca las buenas perspectivas para este año tras un 2020 marcado por el COVID. El pasado fin de semana ya pasaron unas treinta personas por Codeseda.

Compartir el artículo

stats