Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una cuestión de chulería

El estradense Hugo Baloira disputa la Liga Gallega de Break Dance con ocho años

Hugo Baloira posa ante sus compañeros y profesor

Hugo Baloira posa ante sus compañeros y profesor Bernabé/Javier Lalín

Los aficionados al Break Dance están de enhorabuena este año. La organización por primera vez de una Liga Gallega, promovida por la Xunta, se ha convertido en gran punto de encuentro para todos ellos, con hasta diez jornadas repartidas por diferentes localidades de Galicia. Esta liga, además de permitir que algunos de los mejores especialista gallegos midan sus habilidades, también quiere convertirse en punto de apoyo para nuevos valores. Por este motivo se ha creado un grupo de iniciación, en el que pueden participar niños de todas las edades. Entre ellos estará en esta primera edición un estradense, Hugo Baloira. No busquen sin embargo este nombre entre los participantes, sino su nombre artístico, “Hugokid”.

El bailarín estradense llega a esta competición después de varios años entrenando en la escuela de Break Dance puesta en marcha por la academia de baile Sondodance bajo la dirección de Dani Pazos. El joven pero experimentado bailarín de Ames destacó la buena actuación de su pupilo en una competición que inició nervioso, pero en la que pronto se soltó para mostrar sus mejores cualidades. Hugokid terminó logrando un gran premio personal, al conseguir meterse en la segunda ronda de la competición en su estreno. “Al principio estaba un poco nervioso pero después nos pusimos a ensayar un poco en los corros y ya se integró como uno más”, explicó Pazos.

El entrenador valoró este tipo de ligas como algo positivo, ya que les permite entrar en contacto con otros aficionados a esta modalidad de baile urbano. Eso es importante a la hora de aprender nuevas cosas y al mismo tiempo permite crearse un grupo de amigos con los mismos intereses. “Hasta ahora solo había dos competiciones en Galicia al año pero ahora nos podemos reunir muchas más veces. Es bonito estar ahí”, comenta.

En cuanto a su joven pupilo, Pazos reconoce que todavía le queda por mejorar mucho a nivel de técnica, algo entendible por su corta edad. Sin embargo, destaca algunas de sus cualidades. “Todavía tiene margen de mejora pero tiene algo diferente e increíble a la hora de bailar, una chulería y una picardía cuando sale que otros no tienen”, argumentó.

Una escuela con tres años de andadura

La academia Sondodance presentó en el año 2018 una alternativa diferente en su tradicional oferta de formación de baile con la puesta en marcha una escuela de Break Dance, una iniciativa para que la que contaron con el joven Dani Pazos como instructor. La iniciativa fue ganando adeptos poco a poco, contando casi desde el inicio con un grupo de niños con edades comprendidas entre los seis y los catorce años. En su camino se cruzó sin embargo el COVID, lo que obligó a parar por completo su actividad. Este curso, la escuela de Break Dance reabrió sus puertas, aunque notó un descenso en el número de niños. “Este año solo tenemos cinco chavales, porque muchos prefieron no volver de momento por miedo al COVID. Algunos seguro que volverán porque les gustaba mucho”, explicó Pazos.

Compartir el artículo

stats