Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Silleda vuelve a hacerse el test

La Xunta reanuda las oposiciones en el recinto de la Semana Verde, con convocatorias menos multitudinarias

Vista del pabellón 1, con los 
opositores durante una
 prueba.  | BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Vista del pabellón 1, con los opositores durante una prueba. | BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Nada de aprovechar la salida del examen para darse un paseo por las calles que separan los pabellones del recinto ferial, ni tampoco hacer corrillos con los compañeros de oposición para una puesta en común sobre si la prueba había sido difícil o no. Por no poder, ni se podía tomar un café para llevar en los habituales puestos que sí había antaño, antes del coronavirus, repartidos por el complejo de la Semana Verde de Silleda.

Son algunas de las normas que opositores y acompañantes tuvieron que seguir ayer, durante la primera jornada de oposiciones que convoca la Xunta tras la pandemia. Estos requisitos ayudaron a respetar las normas sanitarias para frenar cualquier riesgo de contagio, además de las consabidas distancias de seguridad tanto antes de entrar al pabellón como durante el ejercicio, donde entre las mesas había una separación de cuatro a cinco metros.

En vistas, también, de evitar masificaciones, las tres oposiciones realizadas este domingo en Silleda no fueron, ni mucho menos, multitudinarias. Estaban convocadas 1.500 personas para cubrir 129 plazas de distintas especialidades. La cifra está muy lejos de aquellas convocatorias en las que, como en mayo de 2016, estaban convocados en un fin de semana casi 12.700 aspirantes a diversas categorías del Sergas. A las nueve horas, arrancó el proceso selectivo del grupo A2 de Fisioterapia, con solo 10 plazas y 404 personas candidatas. Al examen se presentaron poco más de la mitad, 242. También a primera hora de la mañana comenzaba el examen para las 50 plazas del grupo A2 de Terapia Ocupacional/grupo II Terapeuta Ocupacional. De los 417 convocados, acudieron 309. Ya en el turno vespertino, tuvo lugar la prueba para el grupo A2 de Enfermería, a la que estaban llamadas 719 personas para 69 plazas.

Doce puertas de entrada

Para la celebración de estas pruebas fueron habilitados los pabellones 1 y 2, los de mayores dimensiones del complejo ferial. Las instalaciones del complejo tienen una capacidad para 13.600 personas. Los opositores podían acceder al interior a través de 12 puertas, según la letra de su apellido, mientras que por la tarde quedaron habilitadas ocho. Delante de cada puerta y sobre el suelo habían sido pintados círculos blancos, que marcaban la distancia entre cada persona, mientras esperaban para sentarse y realizar el examen. Como de costumbre, estaba prohibido acceder al interior del pabellón con teléfono móvil o cualquier otro dispositivo inteligente.

Varias personas esperan junto a una de las puertas de acceso, separadas por marcas blancas en el suelo. //Bernabé/Javier Lalín

Mientras tanto, los acompañantes podían esperar el final del examen dentro de sus vehículos en la zona habilitada como aparcamiento. Un dispositivo de 278 personas se encargó de distribuir gel hidroalcohólico, de revisar que ningún opositor pasase con material no admitido y de que nadie deambulase por las calles de los pabellones 1 y 2. En cuanto a los aseos, estaban también perfectamente identificados y con todas las medidas higiénicas precisas tanto al final de los dos pabellones habilitados como en el paseo central y el área de aparcamiento. La Xunta habilitó, además, una ambulancia para atender cualquier incidencia durante las pruebas.

El conselleiro Valeriano Martínez, flanqueado por Ricardo Durán y Carlos López-Font.//Bernabé/Javier Lalín

A media mañana, visitó el recinto el conselleiro de Facenda e Administración Pública, Valeriano Martínez. Aprovechó su estancia en el recinto ferial de Silleda junto al director de la Semana Verde, Ricardo Durán, y el diputado provincial Carlos López-Font para anunciar que la Xunta tiene previsto aprobar, durante este mes de marzo, la oferta de empleo público (OEP) para el año 2021, y que complementará la histórica OEP de 2020 aprobada en diciembre. Esta convocatoria alcanza las 7.601 plazas, entre los puestos del ámbito educativo, la Administración Xeral y del Servizo Galego de Saúde (Sergas). Esos más de 7.600 empleos es la cifra más alta de los últimos 12 años.

Más oposiciones este mes

Martínez quiso recalcar, al amparo de la reanudación de las oposiciones, que el gobierno autonómico seguirá proporcionando oportunidades de empleo estable a todas las personas jóvenes que desean conseguir un empleo de calidad en Galicia, a la vez que procura que los empleados públicos que ya trabajan en la administración de forma temporal puedan consolidar sus puestos de trabajo.

Por este motivo, los exámenes de oposición continuarán en la Semana Verde durante los dos fines de semana que quedan de marzo. El próximo domingo, día 21, a las 9.00 horas tendrá lugar el proceso extraordinario de consolidación para el ingreso en la categoría 004 del grupo I, titulado/a superior del personal fijo de la Xunta. Estos exámenes usarán, el pabellón 2. Ese mismo día, los pabellones 1 y 2 también acogerán la oposición para el ingreso del subgrupo A1. En Silleda se examinan los aspirantes con domicilio en las provincias de A Coruña y Pontevedra, mientras que en el Palacio de Feiras e Congresos de Lugo tendrá lugar la prueba para residentes en Lugo y Ourense, así como en otras comunidades.

Diana Carballo, opositora de Vigo.// Bernabé/Javier Lalín

"No tuve inconveniente a la hora de buscar alojamiento"

Es la primera vez que se presenta a las oposiciones de Terapia Ocupacional y se puso a preparar los exámenes nada más terminar la carrera. Para evitar los madrugones, Diana Carballo optó por buscar alojamiento en Silleda y pernoctar en Deza ya la noche del sábado al domingo. Asegura que no tuvo ningún inconveniente en buscar tanto un alojamiento como un restaurante donde comer y cenar durante su estancia en estas tierras, pese a las restricciones sanitarias que obligan a que el sector funcione a medio gas.

Sobre si las medias sanitarias ralentizaron la celebración de la oposición, Diana Carballo asegura “para nada, no se prolongó el llamamiento” porque cada persona ya tenía que acudir a una puerta determinada en función de su apellido. La plantilla con la respuesta del examen de ayer se colgará en internet en las próximas horas. La siguiente prueba será la de gallego para aquellas personas que optan a una plaza y que no disponen del correspondiente certificado que avala sus competencias lingüísticas en este idioma.

Noelia Rodríguez, opositora de Ourense.//Bernabé/Javier Lalín

"Nos facilitaron mascarillas y estaba todo muy seguro"

Noelia Rodríguez se presenta también a las oposiciones de Terapia Ocupacional, “a las que llevo dedicándome en serio unos cuantos meses, aunque comencé a prepararlas hace un par de años”. Llegó a Silleda a primerísima hora de la mañana, desde Ourense, y gracias a la excelente comunicación de la ciudad de As Burgas con el recinto ferial, tanto por la N-525 como por la autopista AP-53. “Toda la jornada fue muy segura en cuanto a medidas sanitarias por el coronavirus: nos facilitaban gel hidroalcohólico al entrar, nos proporcionaron a todos los opositores una mascarilla y había también mucho control e higiene a la hora de utilizar los aseos”. Varios puntos de información repartidos a lo largo del recinto recordaban a los opositores que estaban allí para realizar un examen y que debían reducir al mínimo cualquier acto de socialización. “De hecho, las personas que conformaban el dispositivo de control ya se encargaban de alertarte si veían que te acercabas a alguien”. La distancia de seguridad fue cumplida a rajatabla por todos los presentes.

Verónica Ferranz, opositora de Narón. //Bernabé/Javier Lalín

"Eché en falta la moqueta del suelo y un puesto de café"

Es de Narón y el sábado pernoctó en Santiago, donde había quedado con otras dos compañeras para trasladarse las tres en el mismo coche a las oposiciones de Silleda. Verónica Ferranz ya se había examinado en otra ocasión en Silleda, antes de que estallase la pandemia, y recuerda que por entonces “había el típico puesto de café para llevar, y la verdad es que lo agradecías, sobre todo cuando estabas esperando en el coche a que acabasen tus compañeros. También eché en falta la moqueta del suelo, porque hacía cierto frío”. Ayer cubrió el examen de Terapia Ocupacional, y volverá a fin de mes para las de Enfermería. “Estoy avisando a mis compañeros para traer un termo de café” asegura. Consciente de que son necesarias todas las medidas de seguridad para evitar cualquier riesgo de contagio, apunta que “también se hace raro no poder comentar con los compañeros cómo te ha salido el examen. Pero bueno, esta imposibilidad de socializar es algo a lo que ya nos ha acostumbrado el COVID”.

José Tábora, gerente de Confitería Tábora. //Bernabé/Javier Lalín

"Aunque sean unas oposiciones pequeñas, sí ayudan a vender"

Las rosquillas de Confitería Tábora son uno de los reclamos más dulces y conocidos de Silleda. No es extraño que quien vuelve a la Semana Verde para examinarse de una oposición haga una parada en Confitería Tábora para llevarse un paquete de tan exquisito manjar. Ayer, desde primera hora este local al pie de la N-525 estuvo recibiendo clientes. Aunque no fuese el boom de ventas de otros años, “la verdad es que desde primera hora vinieron los acompañantes de los opositores. Aunque estos exámenes sean más pequeños que las convocatorias de otros años, sí que ayudan a subir las ventas”, explica el gerente de este veterano negocio. “Sí vemos gente comprando y paseando por el casco urbano”, para hacer más llevadera la espera de quien está jugándose su futuro laboral delante de un test. Ayer, poco a poco, las estanterías de este local fueron viendo cómo desaparecían los paquetes de rosquillas de 6,50 y 11 euros, destinados a endulzar una jornada llena de nervios, tanto para los que acuden a examinarse por primera vez como los que ya son veteranos en estas lides.

José Luis Fernández, del restaurante Carballeira do Chousiño. // Bernabé/Javier Lalín

"Dentro de la situación, los efectos de los exámenes son buenos"

Dentro de la situación sanitaria de la pandemia, el Restaurante Carballeira do Chousiño también destaca el efecto positivo de esta nueva etapa de oposiciones. El jefe de este negocio, José Luis Fernández, asegura que dentro de la situación actual, los resultados de las oposiciones en la economía local “son buenos. Nosotros tenemos varias reservas para comer este mediodía”, por ayer. De hecho, en el local ya se veía cierto movimiento de clientes a partir de las 13.00 horas, cuando los dos exámenes de la mañana tendrían que estar ya rematados.

Al lado de Carballeira do Chousiño está el Hostal Casas Novas, donde se alojaron varios opositores durante el fin de semana. “Está al 100%, ya que en este alojamiento se quedan también los trabajadores” de una de las empresas que está instalando fibra óptica en el casco urbano de Lalín. En este caso, su estancia en el Casas Novas será por unos tres meses. Eso sí, José Luis Fernández, como todos los hosteleros de Silleda, tiene ahora la mirada puesta en si habrá o no más restricciones en el municipio tras el brote en la residencia de personas mayores.

Compartir el artículo

stats