Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuando la madera es el lienzo

El estradense Mario Rey lanza la firma “Paupau” en la que crea con sus manos utensilios únicos a partir de troncos que recoge

Mario Rey Molano (arriba), con algunos de los utensilios que utiliza para realizar sus piezas. Detalles de algunas de sus creaciones (abajo), cada una con sus características únicas.  | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Mario Rey Molano (arriba), con algunos de los utensilios que utiliza para realizar sus piezas. Detalles de algunas de sus creaciones (abajo), cada una con sus características únicas. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

“Cada pieza que hago es diferente. Están hechas a mano, sin ningún tipo de maquinaria. Lo que hago es dejar que la propia pieza me vaya diciendo por dónde ir. Eso hace que el diseño inicial se vaya modificando hasta el resultado final”, explica Xosé Mario Rey Molano. En su palabras destila la pasión por aquello que hace, un hobby que lo ha llevado a dar un paso inesperado, la creación de su propia firma “Paupau feito a mao”. Ese salto al vacío le abre ahora un camino por descubrir. Por su cabeza pasan nuevos proyectos, con la diversificación de utensilios, la creación de un espacio artístico a través de las redes sociales por medio de la madera e incluso la comercialización de sus productos.

“Creo que el nombre refleja bien la idea de lo que quiero transmitir. La verdad es que ahí tuve un momento de lucidez”, razona el estradense. Mario Rey es ingeniero técnico forestal y trabaja en las brigadas contra incendios, aunque también tiene, como él mismo explica, una faceta “más creativa y manual”, aunque también relacionada con la madera.

La madera como lienzo

“Desde pequeño siempre me gustó hacer cosas con la madera y con el paso del tiempo fui pensando en un proyecto de crear cosas a mano. Era algo que me apetecía, así que compre una gubias y me puse a practicar”, explica el estradense. “Por un lado diría que soy autodidacta, porque un día cogí y me puse a tallar. Luego sin embargo también decidí hacer cursos, para poder adquirir conocimientos teóricos, especialmente con las maderas más adecuadas. No todas sirven y también influyen las vetas”.

Mario Rey comenzó entonces a buscar maderas de fibra fina y dura. “Aunque parezca contradictorio con las mejores para tallar. Hay un abanico grande de posibilidades”. Estas maderas sin embargo no las corta ni las compra. Para sus creaciones utiliza troncos que encuentra tirados por el monte o bien ramas de podas. “Busco ramas que veo que me pueden valer y luego les voy dando forma con el machete. Después toca con las gubias., Tengo tres pero iré ampliando en el futuro”. Cada una de sus cucharas, le lleva en torno a cinco horas de trabajo.

La madera como lienzo

Enfrascado en su nueva afición, llegó un punto en el que el estradense decidió dar un paso más, dando a conocer su trabajo. Así fue como nació un perfil de Instagram y un nombre para presentarse “Paupau feito a mao”. “Todavía no comencé a comercializar nada de lo que hago, aunque ya tengo bastantes piezas. De momento cree el Instagram, donde voy a ir colgando imágenes de lo que hago. Busco que en las fotos se destaque la madera, dándole también un valor artístico a la imagen. Me gustaría que fuese un punto de encuentro que pueda tener un atractivo, como si fuese una galería artística”. Este proyecto comenzó a rodar esta semana y ha tenido una gran acogida como nos explica.

Mario Rey mira ahora al futuro con ilusión y confiando en el abanico de posibilidades que le abre su curiosidad. Entre sus ideas se encuentra la adquisición de un torno que le permita adentrarse en la creación de cuencos y lámparas torneadas. El primer paso sin embargo pasa por ir más allá de las cucharas que han centrado hasta ahora toda su producción, adentrándose en otros utensilios. Todo seguiría sin embargo girando en torno a la madera. “Es un recurso ecológico y sostenible con el que me encanta trabajar”.

Aunque todavía no ha dado el paso hacia la comercialización, el estradense sí que ha recibido encargos de conocidos, como la cuchara que realizó para una chica que tiene un canal de cocina. Cada pieza lleva además su propio sello, el nombre “paupau” grabado y escrito con su letra.

Compartir el artículo

stats