Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Denuncian la desaparición y la muerte de gatos en la parte final de la calle Iryda

Los vecinos explican que cinco mininos caseros se han perdido en menos de una semana

Un gato descansa en la acera en la zona en la que han desaparecidos varios mininos. |  // L.D.

Un gato descansa en la acera en la zona en la que han desaparecidos varios mininos. | // L.D.

En los últimos días han sido varios los vecinos de la parte más baja de la calle Iryda que han puesto en marcha campañas de búsqueda de sus gatos desaparecidos. Esta coincidencia los ha hecho juntarse para emitir un comunicado de advertencia a todas las personas que viven por la zona. Según explican los vecinos, en la última semana han desaparecido cinco gatos caseros. Este sería sin embargo un episodio más de los diferentes problemas que han tenido en esta zona, en donde hay desde hace tiempo una colonia de gatos gestionada por voluntarios. Los vecinos señalan la aparición de veneno escondido en salchichas y la muerte de varios gatos envenenados.

Esta situación se está viviendo en la parte final de la Iryda, una calle que no tiene salida, y en la manzana que forma con la Fernando Conde. Se trata de un espacio de poco tránsito de vehículos y que termina en la zona de bosque que se encuentra entre la calle Fernando Conde y la Benito Vigo. En este espacio dieron cabida durante muchos años un gran número de gatos, que convivían con los mininos de las casas de esta zona. Esta colonia de gatos, castrados y marcados por los voluntarios, fue sin embargo perdiendo animales con el paso del tiempo hasta verse cada vez menos mininos. Los vecinos apuntan a que algunos de ellos aparecieron muertos. Entienden que pudo ser envenenados, ya que en alguna ocasión vieron salchichas que tenían, aparentemente, veneno.

La situación dio un embargo un giro en los últimos días. Según denuncian, en solo unos días han desaparecido cinco gatos de viviendas. Se trataba de gatos caseros, que acostumbran a moverse libremente por la zona, aprovechando que se trata de un lugar tranquilo y con poco tránsito de vehículos a pesar de estar muy cerca del centro de la villa. Precisamente por ello descartan que se pueda tratar de un atropello y también de que coincidiese que todos ellos se extraviasen.

“La última vez que lo vi fue el viernes pasado. Me marchaba y él quedaba tranquilamente sentado en la acera. Normalmente volvía por la noche pero ese día no lo hizo, ni al día siguiente”, nos explica uno de los vecinos. Desde ese día hasta hoy ha recorrido en varias ocasiones la zona de bosque cercana buscando a su gato, aunque sin rastro de él. A estas alturas considera improbable que aparezca. Su hipótesis es que el gato pudo ser envenenado por alguien “a quien no le gustan los gatos o tenga algo en contra de la colonia que hay aquí”, Según apunta, al contrario que los perros, los gatos envenenados tienden a esconderse en alguna esquina cuando comienzan a encontrarse mal, por lo que teme que pueda estar muerto en algún lugar sin que nadie lo encuentre.

Los vecinos temen ahora por la seguridad de los gatos que todavía hay por la zona. Lamentan en este sentido que la Policía Local nunca pase por esta calle sin salida.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats