Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ni la pandemia frena la creatividad feminista

Un grupo de alumnado del IES Laxeiro lanza los videoclips de dos versiones de canciones machistas para la lucha por la igualdad

Lucía Failde, Lucía Fernández Cuíña, Patricia Lalín y Fátima Jácome, ayer, en las escaleras del Laxeiro.

Lucía Failde, Lucía Fernández Cuíña, Patricia Lalín y Fátima Jácome, ayer, en las escaleras del Laxeiro. // Bernabé/Javier Lalín

Impulsado por su maestra Gracia Santórum, un grupo de alumnado del IES Laxeiro decidió cambiar las letras de dos canciones machistas a feministas. La idea surgió en la materia de Literatura Universal, pero les gustó, por eso aún con pandemia, no descartaron la idea y crearon los vídeos que quedaran pendientes. Fátima Jácome, Patricia Lalín, Lucía Failde y Lucía Fernández Cuíña son cuatro de las participantes en estas versiones originales. Todas ellas tienen relación con el mundo musical, por ello les resultó más fácil.

"Nos costó hacer la letra, teníamos claro que la canción de Maluma era machista, de hecho, fue muy polémica", explica Jácome. Cuentan con una pequeña agrupación musical, por eso la profesora las animó a hacer este proyecto enfocado a su área de conocimiento. Empezaron con los ensayos y al paso de los días, obtuvieron el resultado que buscaban. La canción Agora somos guerreiras se centra en la relación tóxica que mantiene una mujer y cómo se la cuenta a un grupo de amigas, consiguiendo salir de ella. En cuanto a la creación de la letra, "fue difícil hacer coincidir palabras con el ritmo, pero con trabajo lo conseguimos; hay una parte de rap que ya no la modificamos, la eliminamos directamente y repetimos el estribillo, que es la clave".

En la otra pieza, Estamos tolos lo que tratan de mostrar es como "la gente intenta desmontar la lucha feminista que emprendemos, retirándonos carteles, que fue lo que nos pasó en marzo; o tirarnos libros de esta materia", explica Fernández Cuíña. Añade que en el vídeo se muestra cómo al final entienden la lucha y se unen, "que debería ser la finalidad de esto". Lo que tratan de mostrar es la "parte buena del feminismo", resalta Failde. Por ello, en este vídeo se salen de "lo que siempre se ve en la lucha por la igualdad, que son los maltratos, enseñamos esa otra cara de cultura y concienciación sobre lo que hacemos", explica Fernández Cuiña. Añade que la idea es ver cómo se cultivan para empezar el camino, que no luchan sin saber el porqué".

Dentro del mismo proyecto, lanzaron un vídeo en el que participó una parte del profesorado. "La versión que realizamos en este caso fue la de Machirulo, hablamos con la autora y le pedimos traducirla al gallego", explica Jácome. Este vídeo lo difundieron a través de las redes sociales y lo lanzaron entre varios colectivos, "aunque es más global, también nos quedó muy bonito; este fue más sencillo porque solo era traducir la letra, ya que la canción es feminista".

Estas alumnas empezaron con la lucha feminista desde el primer año en el centro. Explican que se integraron en el club de lectura feminista, empezaron con pequeñas actividades y con el paso del tiempo se fueron formando en la materia, para así emprender una lucha "sabiendo lo que pedimos y exigimos". El camino hasta poder realizar estas actividades no les fue fácil, "nos trataron de tirar proyectos abajo, eso nos desanima mucho, pero no nos dimos por vencidas", afirma Fernández Cuíña. Explican que aún falta concienciar a mucha gente, "ya que no lo toman en serio, piensan que es algo de cuatro personas, pero la realidad dista mucho; eso solo muestra una falta de información de la gente".

El alumnado participante suma a ocho personas que formaron parte del proyecto final, aunque en la creación de las letras fueron más ya que es una de las materias del centro. La preocupación de estas alumnas es que quede legado en el centro, ya que este nuevo curso entran en segundo de Bachillerato, "por lo que queremos que esto se mantenga en siguientes generaciones", puntualiza Lalín. Este curso estará marcado por la pandemia, por lo que aún no tienen muy claro qué actividades podrán llevar a cabo dentro del proyecto En clave feminista del centro. "Pero algo haremos, seguro, cosas diferentes y novedosas, que atraigan a los más jóvenes", explica Failde. Una de las ideas es moverse por las aulas explicando el trabajo que realizan, o pequeñas charlas sobre algún tema de la lucha feminista, "algo que sirva para que se conciencien". Quietas no se ven, porque es su último año y quieren dejar el listón alto, conseguir nuevas integrantes en la lucha y ver como desde el centro se siguen haciendo actividades enfocadas hacia la igualdad. En cuanto a la creación de nuevos vídeos, afirman que les gustaría, pero este curso se plantea difícil, al ser el último, "y la falta de tiempo igual nos limita, no es por ganas ya que el resultado nos gustó; los vídeos están bien".

Tienen claro que la lucha por la igualdad la tratarán de mantener fuera de las aulas. "Queremos seguir realizando cosas, pero por el momento no sabemos cómo; nos integraremos en algún colectivo de la zona, para poder continuar; lo que sí sabemos es que continuaremos como un grupo".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats