Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Rapa, en el ojo mediático mundial

Sabucedo decidirá en julio si hay curros y si admite al sector audiovisual

Fotoperiodistas, siguiendo un curro en Sabucedo.

Fotoperiodistas, siguiendo un curro en Sabucedo. // Bernabé /J.C.Asorey

Como cada año por estas fechas, la parroquia estradense de Sabucedo está en el punto de mira mediático mundial. Pero, debido al coronavirus, la incertidumbre es máxima. Y se cierne sobre la Rapa das Bestas, la aplaudida Festa de Interese Turístico Internacional, y sobre los periodistas y productoras del sector audiovisual que cada año ansían presenciar y, así, poder mostrarle al mundo las proezas de los "aloitadores" en su noble lucha cuerpo a cuerpo con los garañones y las "bestas" de la yeguada de San Lorenzo sobre la arena del curro.

Lo que está claro es que, a causa del Covid-19, en Sabucedo no habrá entre el viernes y el lunes posterior al primer fin de semana de julio ni la tradicional bajada de yeguas al pueblo ni tampoco los tres multitudinarios curros que cada año atraen a miles de personas a esta parroquia estradense, cuyos vecinos muestran día a día a lo largo de todo el año su compromiso con la cabaña de O Santo y la tradición secular que rodea su "rapa".

Al decidir suspender la fiesta del primer fin de semana de julio, la directiva de la asociación Rapa das Bestas decidió también dejar a elección de la parroquia la posibilidad de decidir si, finalmente, se dan las condiciones necesarias para celebrar en torno al fin de semana del 15 y el 16 de agosto los curros para rapar, desparasitar a las reses y colocarle los microchips, tal y como exigen la administración y las aseguradoras.

La directiva de la asociación Rapa das Bestas que preside Paulo Vicente no quiere tomar decisiones en solitario sino que dejará que sean los vecinos quienes, teniendo en cuenta las recomendaciones de las autoridades , decidan al respecto el segundo o tercder fin de semana de julio. No solo decidirán si hay curros. También si admiten presencia del sector audiovisual. A priori, Vicente se muestra muy cauto. El miedo al coronavirus que atenaza a los lugareños invita a ello. Puede que el Covid imponga restricciones y obligue a sopesar el interés de cada proyecto en sí mismo y también para la proyección internacional de la Rapa.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats