Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rapa das Bestas urge ayuda tras pasar de 600 a 210 caballos en una década

Insiste en que los desbroces son vitales para que la cabaña tenga pasto y se reduzca el riesgo de incendio

Rapa das Bestas pide ayuda con los desbroces para preservar la cabaña de O Santo. // Bernabé/Javier Lalín

Rapa das Bestas pide ayuda con los desbroces para preservar la cabaña de O Santo. // Bernabé/Javier Lalín

La hasta el momento única Fiesta de Interés Turístico Internacional que tiene A Estrada necesita, más que nunca, el respaldo de las diferentes administraciones públicas. No cabe duda de que la perpetuidad de la ancestral celebración pasa, no solo por el trabajo que realizan los integrantes de la asociación Rapa das Bestas de Sabucedo a lo largo de todo el año, sino por la propia conservación de los caballos en el monte. Y es aquí donde está el gran problema. El colectivo urgió ayer la ayuda del Concello -lo hizo en su día también con la Xunta de Galicia- para que el ayuntamiento colabore con los desbroces que precisa el hábitat de esta cabaña. Indican que en aproximadamente una década se pasó de 600 équidos a los actuales 210.

"Si esto no se arregla no tenemos nada qué hacer", apuntó el presidente de Rapa das Bestas, Paulo Vicente Monteagudo, que en la mañana de ayer se reunió -acompañado por su antecesor en este cargo, Henrique Bazal- con el edil estradense de Medio Rural y Cultura, Juan Constenla. Ambos pidieron la ayuda del ayuntamiento para la práctica de desbroces, incidiendo en el que la cabaña necesita un monte limpio para poder tener pasto y asegurar su supervivencia. Reconocen que en la merma experimentada en la última década hubo otros condicionantes, caso de los incendios de 2006 -se perdieron entre 60 y 80 équidos- o los cambios en la normativa. Esta obliga a tener los animales con microchip, una cuestión que propició que muchos particulares apostasen por vender sus animales. "Básicamente quedan las bestas de la asociación", señalaron.

"Necesitamos tener monte limpio porque sin monte limpio no hay nada qué hacer", inciden desde Rapa das Bestas. Apuntan que la asociación tendría que afrontar la compra de más animales para poder mantener un número importante de caballos en el monte para la celebración de los diferentes curros del año, contando con que algunos ejemplares con sustraídos y otros devorados por el lobo. No obstante, el presidente de Rapa das Bestas puso el acento en que la asociación quiere que sus potros "salgan de una selección natural de nuestras bestas". "El tema de Cabalo Galego de Monte es muy serio para nosotros y no queremos estar comprando animales sin saber realmente de dónde vienen. Queremos una reproducción natural, porque el monte está bien, porque hay comida y por los animales procreen; no por un sistema artificial", defendió Paulo Vicente.

Las peticiones trasladadas a Constenla pasan, principalmente, por reclamar la ayuda del Concello para la realización de desbroces. En su momento la asociación también hizo extensiva esta petición a la Xunta, momento en el que se les solicitó la reunión de firmas con los permisos de comuneros de monte para realizar estas labores. Explican que Rapa das Bestas cumplió con su parte y reunió las firmas, pero nunca más supo.

Poco tiempo

En cuanto al Concello, explican que Constenla les aseguró que este año se harían. Insistieron en que, casi llegados al mes de marzo, los trabajos empiezan a cobrar especial urgencia, ya que a medida que se acerque la época de riesgo de incendio estas labores no estarán permitidas en el monte. "El problema es siempre el mismo: sin un monte limpio da igual las bestas que traigas. Se meten en las aldeas porque no hay pasto. Hay que limpiarlo. Que las manadas puedan tener pasto arriba, que se junten, que tengan espacios grandes...", indicó Henrique Bazal, que también subrayó que este tipo de actuaciones ayuda a reducir el riesgo de incendio.

Rapa das Bestas pide la implicación de las administraciones públicas después de hacer, en la medida de sus posibilidades, los deberes. El año pasado la asociación desbrozó 100 hectáreas de monte y el anterior alrededor medio centenar de hectáreas más. En los dos primeros meses de este 2020 ya actuó en 20 hectáreas. Explican que desde el Concello se les indicó que podría asumir 150-200 hectáreas. "Es mucho, pero hay que arrancar. No podemos hacer los desbroces en el mes de junio", urgió Vicente Monteagudo.

Compartir el artículo

stats