Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vecinos de Lalín de Arriba se enfrentan al obispado por registrar la iglesia a su nombre

Aseguran que el templo es de la aldea desde 1905 -Piden que se aclare por qué se elevó al registro de la propiedad meses atrás -La asociación vecinal presentará un informe jurídico

El templo de Lalín de Arriba es parte de un antiguo monasterio del siglo X. // Bernabé/Javier Lalín

El templo de Lalín de Arriba es parte de un antiguo monasterio del siglo X. // Bernabé/Javier Lalín

La Asociación de Vecinos de Lalín de Arriba discute la decisión del Obispado de Lugo de registrar a su nombre la iglesia de este núcleo de población. El colectivo mantuvo el pasado fin de semana una reunión para analizar el alcance de la postura de la diócesis, por entender que supone una intromisión los derechos de los vecinos, que, aseguran, adquirieron el templo en 1905 y las sucesivas generaciones han sido las encargadas de su gestión.

El obispado habría elevado a escritura en el Registro de la Propiedad el templo como uno de los bienes de su titularidad hace solo unos meses, acogiéndose a una disposición del Gobierno Central que conminaba a las instituciones religiosas a registrar todos sus bienes. La decisión, en este caso del Obispado de Lugo, molestó a la asociación de vecinos de Lalín de Arriba, que defiende que el templo es de sus vecinos desde hace ahora 111 años, cuestión que habría sido admitida por representantes del propio obispado. Más que entrar en leas con la institución religiosa los residentes en esta zona -con templo propio pese a no ser parroquia- desean que se aclare por qué la iglesia fue registrada como un bien de la Diócesis de Lugo, máxime cuando aseguran el templo fue comprado por un grupo de vecinos en 1905. La asociación ha buscado asesoramiento jurídico para apoyar su tesis en un asunto que podría acabar en los tribunales.

Los vecinos, que dicen estar "encantados con el nuevo cura" alegan que hace más de un siglo un grupo de personas se negó a que las piedras de la iglesia fuesen utilizadas para la construcción de la nueva parroquial de Lalín y adquirieron estos bienes por 1.500 pesetas de la época. Otras 1.000 habrían sido aportadas entonces por la Diócesis de Lugo, con Benito López Mira como obispo. Según ha podido saber esta Redacción el acuerdo ante notario se rubricó el 15 de octubre de 1905 y en aquel acto ante Domingo Aller comparecieron una decena de vecinos de Lalín de Arriba. También participó el contratista José Miguélez, a quien se le había encargado la construcción de la nueva iglesia de Nosa Señora das Dores. Entonces los vecinos se negaron a que la estructura del templo de Lalín de Arriba fuese derruida.

La asociación vecinal contactará con la diócesis para tratar de llegar a un acuerdo para evitar una judicialización del proceso. Sobre el mismo existen ciertas sombras, como si aquella adquisición se limitó a la estructura de la iglesia -parte de un antiguo monasterio del siglo X- o también al suelo sobre el que se asienta. "Solo pretendemos que se aclare la titularidad de la iglesia", recalcan los vecinos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats