Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un centro en A Bandeira con raíces bonaerenses

La Asociación Cultural Vista Alegre celebra el 85º aniversario de la actividad de su local

La primera promoción de alumnos que cursaron estudios en el centro de A Bandeira.

La primera promoción de alumnos que cursaron estudios en el centro de A Bandeira.

La Asociación Cultural Vista Alegre de A Bandeira (Silleda) celebrará el viernes los 85 años de actividad de su local con la inauguración, a las 20.00 horas, de una exposición fotográfica sobre su historia y además, aprovechará la ocasión para nombrar socio de honor al sacerdote jubilado José Espiño Matos por su labor en la promoción de la cultura en la zona.

El origen de la fundación del centro se remonta a la visita a la zona de un emigrado a Buenos Aires. "Él preguntó, creo que a la Iglesia, si el pueblo necesitaba algo y le contestaron que sí, un manto para la Virxe das Ermitas, patrona de A Bandeira", afirma Juan Liñares, miembro de la directiva del centro y comisario de la exposición. Cuentan que cuando el emigrado regresó a Argentina y comentó lo que solicitaran, los exiliados allí no entendían que en aquella época de tanta miseria, en la que se pasaba hambre, pidiesen un manto. Fue a raíz de esa visita cuando los emigrados de la zona en Argentina se reunieron y decidieron crear una escuela, así que en 1909 se fundó la Sociedad Pro Escuelas en Bandeira. Sin embargo, el centro no sería una realidad hasta 1930. "Tuvieron que buscar fondos, elegir el terreno, que lo adquirieron en 1927, y después las obras duraron sobre tres años", apunta Liñares.

Los primeros años el edificio fue destinado solo a dar clases, pero después se convirtió en centro lúdico. Sin embargo, en torno al 1978 el local sufrió un gran abandono así que la Sociedad Pro Escuelas decidió donarlo al pueblo para fines lúdicos y culturales. "Era preciso que una entidad de aquí se encargara del mismo, pero dejaron claro que no se podía dedicar a fines políticos, religiosos y mercantiles y eso los seguimos cumpliendo todavía hoy", añade Liñares. Así que desde el 1982 pasó a estar bajo la directiva de la Asociación Vista Alegre que mantiene el centro lleno de actividad cada año. Y en la tarea de promocionar y defender la cultura tiene mucho que ver el sacerdote al que nombrarán socio de honor. "Queremos homenajearlo como persona al margen de lo religioso porque siempre contribuyó en la defensa de la cultura", apunta Liñares.

Compartir el artículo

stats