Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

fútbol - Base

Los futbolistas más pequeños no dieron tregua

UD Ourense, Ourense CF y la Escuela de Fútbol de Pereiro han realizado campus

Los niños del campus en colaboración con el Ourense CF, en el campo de Oira.  |  // IÑAKI OSORIO

Los niños del campus en colaboración con el Ourense CF, en el campo de Oira. | // IÑAKI OSORIO

Los futbolistas más pequeños no dieron tregua

Los pequeños y las pequeñas deportistas ourensanos ponen fin hoy a tres días disfrutando de sus vacaciones escolares mientras juegan y aprenden cosas de su deporte favorito: el fútbol.

La empresa Ociosaugal había organizado durante el 29,30 y 31, tres campus de fútbol para los pequeños jugadores, dos en la propia ciudad de Ourense y uno en Pereiro de Aguiar.

A pesar de que en un principio estaban dirigidos a niños de 4 a 14 años, finalmente los niños más pequeños han sido de 6 años y, a pesar de la diferencia de edad, todos han tenido en común el interés y el ansia de contactar con su deporte favorito.

“Han sido muchos niños pero siempre cumpliendo el protocolo. Hemos tenido sobre 25 por campus y divididos en pequeños grupos con sus respectivos monitores, evitando al máximo los contactos, porque el deporte puede ser y es seguro”, apuntan desde Ociosaugal desde donde indican también que, aunque todos los participantes estaban emocionados por el regreso al campo, no tanto como en Navidad, “en diciembre realizamos otro campamento para las vacaciones y ahí sí que se notaba nerviosismo porque llevábamos más tiempo sin poder realizar actividades de este tipo, ahora la Federación también ha activado los deportes base, por lo que muchos de los niños ya han regresado poco a poco en sus escuelas y en sus clubs y, aunque vienen apasionados porque es algo que les encanta, ya estaban más tranquilos”, aclaran.

La Unión Deportiva Ourense ha colaborado en el campus realizado en Vilar de Astrés, el Ourense Club de Fútbol ha hecho lo propio en el Municipal de Oira, y los jóvenes futbolistas de Pereiro de Aguiar han tenido la colaboración de la Escuela de Fútbol de su ayuntamiento para realizar el campus en A Carabina, en Loñoá. En todos ellos ha habido una cosa en común, el conocimiento del método coerver.

Se trata de un método internacional de mejora de la técnica individual de la cual, en Galicia, solo tienen la patente Ociosaugal y la escuela de Donato en Coruña, “a pesar de que ya llevamos dos años empleándolo nos ha favorecido en la situación del covid-19 puesto que al mejorar las habilidades individuales cada niño juega con su propio balón lo que también evita tener que compartir objetos”, explican los organizadores del campus.

Precisamente sobre el coronavirus, además de seguir a rajatabla todos los protocolos para evitarlo, también han preparado una nueva forma para recoger y dejar a los niños, “realizamos un circuito con los coches alrededor de los distintos campos, señalizado con conos y carteles, para evitar las acumulaciones de padres y niños en las puertas. Ha tenido un gran éxito porque las familias están muy comprometidas”, matizan en Ociosaugal

Padres comprometidos, clubes contentos y todo una misma repercusión: unos pequeños grandes jugadores.

Compartir el artículo

stats