Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

fútbol sala

"Estoy segura de que nadie me va a desear ningún mal"

Después de una década en el Cidade de As Burgas, María Arias (Vigo, 1996) cambia el verdiblanco por el blanquinegro del Ourense. "Llego al Envialia para ver por mí misma si puedo dar aún más de mí", subraya la olívica, diplomada en Magisterio.

La vida da muchas vueltas, no hace tanto que el Burgas peleó hasta el final el título de liga. Pero la realidad dice que ahora bastante tiene con sobrevivir en la Primera división. Al lado, el Envialia lleva dos temporadas ocupando el tercer cajón del podio. ¿Es por eso el cambio? "Es un poco por eso, desde hace tiempo, el Envialia tiene un buen proyecto, los dos últimos años ha estado compitiendo con los mejores equipos de la liga. Tampoco me quería mover de Ourense, así que todo perfecto", remarca.

María se define como una jugadora "con mucha raza" en el campo, como "muy amiga de sus amigas" fuera de él, sin ocultar su timidez -"sí, soy tímida, mucho, sobre todo al principio", detalla.

Esa timidez no le va a jugar mala pasada alguna cuando entre en su nuevo vestuario... "Para nada, con las que van a ser mis compañeras me he encontrado infinidad de días en los entrenamientos (Burgas y Ourense comparten pista de trabajo y juego en el pabellón polideportivo de Os Remedios), además que con alguna (Judith) he coincidido varios años en la selección gallega". Y la española, ¿para cuándo? "Uf, no lo sé, me encantaría, claro, sería muy bonito poder disfrutar esa experiencia", relata.

María se va sin hacer ruido, por mucho que diez años en el mismo equipo pesen. ¿Qué le han dicho? ¿Cómo se lo han tomado? "Pues las compañeras me remarcaron que pensase en mí, que lo que decidiese estaría bien decidido; que estuviese segura de la decisión que tomaba y por encima de todo que sea feliz".

¿Y el entrenador? "No se lo tomó demasiado bien, pero es normal, son diez años y al final se termina creando un cariño mutuo. El Burgas es más una familia que un club, es lógico que te dé pena que se marche una jugadora con la que has estado tanto tiempo".

Datos de la temporada 19-20: Ourense Envialia, tercer clasificado, 18 victorias en 23 partidos; Cidade de As Burgas, antepenúltimo, tres triunfos. Más allá de la marcha en la liga, ¿qué les diferencia? "El Cidade confía más en la cantera, no ha hecho fichajes los últimos años, las incorporaciones han sido niñas de la base. El Envialia puede permitirse el lujo de fichar, también porque está haciendo muy bien las cosas y es un destino apetecible para muchas jugadoras, su mercado es más amplio".

Cuándo comenzará la temporada 20-21 es ahora mismo un misterio. También el cómo. "Claro que podremos competir con Burela y Atlético, tenemos un buen equipo. Podemos aspirar a todo", finaliza.

Compartir el artículo

stats