Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Lo primero va a ser pasar el día en la playa con la familia"

En Ourense pasa la cuarentena el canario del COB Óscar Alvarado, lejos de su familia, a la que abrazará y con la que se irá a pasar el día a la playa en cuanto acabe esta pesadilla del Covid-19.

- Tres años en dos etapas en Valladolid, de donde vino a Ourense, natural de Las Palmas, ¿qué echa más de menos?

- Las Palmas, sin duda. Allí están mis raíces, mi familia, mi cultura, el clima que me gusta... No tengo la menor duda.

- ¿Cuánto hace que no piensa en baloncesto?

- Esto que está pasando nos pone en perspectiva, es una dosis de realidad. Me encanta la frase que dice que el baloncesto es la cosa más importante de las menos importantes, yo siempre he estado centrado en este deporte, para mí es una filosofía de vida, me ha permitido conocer gente maravillosa, infinidad de ciudades. Pero en situaciones así, te das cuenta que no es nada si no tienes salud.

- Está solo en Ourense, estará preocupado por su familia...

- Lo estoy, mucho. Tuve claro que debía pasar este confinamiento aquí, no era conveniente ir a Las Palmas, mis padres son personas de riesgo. Lo mejor que podía hacer era pasar esta cuarentena alejado, yo he estado muy expuesto, entrenamientos, partidos, siempre rodeado de gente. Claro que te preocupas por tu gente, pero si de verdad la quieres estar ahora mismo lejos es lo mejor que puedes hacer por ella.

- ¿Tiene miedo?

- Sí, ¿por qué no reconocerlo? No eres inferior a nadie por ello. Hay momentos en los que la cabeza se te va para mil sitios diferentes.

- ¿Qué siente cuándo escucha que lo más duro está por venir?

- Es lo que hablábamos, preocupación, miedo, ves que es un tema serio. Intento no estar todo el tiempo pendiente de la tele, dejo el móvil a un lado... No digo que me tape los ojos, pero sí que intento desconectar. Me está viniendo muy bien estar haciendo el curso de entrenador.

- ¿Hemos minimizado esta epidemia?

- No pensamos que nos podía llegar, no creo que haya habido mala fe, pero sí mala información. Cuando entra en tu casa es cuando te das cuenta de la verdadera dimensión del problema.

- ¿Nos agarramos a algo?

- Sí, cuando dan las ocho de la tarde y todos salimos a aplaudir... Eso es algo que me emociona, ver como las personas mayores buscan una mirada. Estamos hechos para vivir juntos, ese de todos los días a las ocho de la tarde es un momento que me apasiona .

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats