Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol - Preferente

La plantilla del Juventud de Cambados pierde su confianza en una directiva que se siente traicionada

La marcha del director deportivo deriva en el rechazo del vestuario a la actual cúpula

El futuro del equipo amarillo queda ahora a expensas de una directiva tras la dimisión de la actual. | // N.P.

El Club Juventud de Cambados vive una situación de enfrentamiento entre la nueva directiva y la primera plantilla que ha llevado al grupo encabezado por Jesús Manuel Fontán Oubiña a presentar su dimisión y fijar una asamblea extraordinaria para el próximo 10 de agosto en Exposalnés (21.00 horas) para encontrar un relevo al frente de la entidad.

Tras acceder a su cargo el pasado 25 de julio, surgieron desavenencias con Daniel González “Fol”, persona que contó con la confianza de la directiva para negociar con la primera plantilla y configurar el equipo que competirá nuevamente en Preferente.

La forma de hacer no fue del agrado del presidente Jesús Manuel Fontán, por lo que Fol presentó su dimisión, al igual que el delegado Suso, y exigió que “los compromisos adquiridos previamente con los jugadores fuesen renegociados y desvincularme así de cualquier conflicto que pudiera surgir”.

Desde la directiva sostienen que se habían cerrado condiciones económicas a sus espaldas y justifican en ello el intercambio de pareceres entre presidente y la dirección deportiva. Fol sostiene a este respecto que “nos dieron un presupuesto y no nos pasamos ni un euro, pero luego me dicen que hay cosas que no pueden ser así”.

La versión de la directiva sostiene que tras la dimisión de Fol éste profirió amenazas en relación al desmantelamiento de la primera plantilla. Tras una primera reunión con los jugadores, la plantilla manifiesta a la actual directiva su falta de confianza en su trabajo y algunos futbolistas aluden a que no comparten la presencia de Edu Charlín como asesor deportivo de la directiva.

Club secuestrado

El rechazo de la mayoría del plantel lleva al equipo directivo a señalar que “nos encontramos con un club secuestrado en el que no se nos deja trabajar y con una muestra de desconfianza absoluta después de todo el esfuerzo realizado para completar el presupuesto”. A ello añaden desde la directiva que prefieren echarse a un lado y convocar una asamblea extraordinaria para el próximo miércoles.

Compartir el artículo

stats