Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Camp Nou, 1970; Camp Nou, 2022

La reconstrucción del Barça femenino: las 115 llamadas a Immaculada Cabecerán

Inma Cabecerán muestra el trofeo que ganó el Barça femenino en su primer partido en Navidad de 1970 en el Camp Nou.

En noviembre de 1970 tenía 18 años. No era ni mayor de edad. En aquella época lo era quien tenía 21. Pero ella se plantó en las oficinas del Camp Nou para hablar con Agustí Montal Costa, presidente del Barcelona. "Era una mujer con un carácter muy decidido e impulsivo", recuerda Manel Tomás, historiador del club.

Fue una conversación de 30 minutos, donde ella le expuso la necesidad o aspiración de que el club tuviera una sección femenina de fútbol. La respuesta de Montal fue afirmativa, siempre y cuándo ella montase el equipo.

Salió hecha un mar de dudas y sola, puesto que no sabía qué hacer para reunir a tantas jugadoras y, además, ninguna de sus amigas era futbolista ni ‘futbolera’. Todo esto en una época donde la gesta de crear un equipo femenino de fútbol era poco más que titánica.

Años finales del franquismo

España -y Barcelona- viven en la última etapa del franquismo. Gracias a la entrada del turismo, así como al Plan de Estabilización y Desarrollo la mentalidad empieza a abrirse y los jóvenes absorben una serie de cambios a través de la música, el cine y la cultura que más tarde se expandirán hacia el resto de la sociedad.

"En esos tiempos, que a una mujer le gustase el fútbol y lo quisiera practicar como los hombres era una cosa insólita a la par que revolucionaria", afirma Manel Tomas sobre Immaculada Cabecerán

decoration

Cinco años después de la visita de Inmaculada Cabecerán al despacho de Montal fallecería Franco, lo que supondría una liberación social con la transición a la democracia y la igualación en libertades políticas y sociales al resto de Europa. Todo esto estaba por llegar, pero en 1970 la realidad todavía era muy distante de lo que iba a ocurrir unos años más tarde.

Immaculada Cabecerán, en el Camp Nou. HORACIO SEGUÍ / FC BARCELONA

"En esos tiempos, que a una mujer le gustase el fútbol y lo quisiera practicar como los hombres era una cosa insólita a la par que revolucionaria", explica Tomás, escritor del libro ‘Barça Femení: Història des dels orígens fins al triplet’. Un relato construido a través de los testimonios personales de las futbolistas que ayudaron a construir el actual femenino azulgrana.

Explorando la historia

Debido a la dificultad de encontrar rasgos documentales sobre los que cimentar una historia realista, Manel Tomás se define a sí mismo como un "explorador que entra en la selva virgen con un machete y va sacando la maleza al encontrarse en un terreno desconocido".

De igual manera que Immaculada Cabecerán cuando salió de las oficinas del Camp Nou, sumida en la incertidumbre, Tomás ha tenido que montar un hilo conductor coherente a través de los recuerdos de diferentes protagonistas.

Hubo un periodista de la Revista Barcelonista que se enteró del encuentro y se puso en contacto con Imma Cabecerán para proponerle que se anunciara en su revista para la creación del equipo femenino. Como ya ocurriese en 1899 cuando Joan Gamper decidió poner un anuncio en el número 34 del semanario ‘Los Deportes’, en la Revista Barcelonista apareció lo siguiente:

'Fútbol femenino a la vista'

“El fútbol femenino está abriéndose camino. Y está llegando a Barcelona. Tanto es así, que una simpática señora acude a nosotros para solicitarnos ayuda en su deseo de completar una plantilla de buenas jugadoras. Immaculada Cabecerán, que así se llama, tiene el proyecto de organizar un equipo de fútbol femenino dentro de la esfera del CF Barcelona. Para ello ya dio el primer paso, que fue hablar con el señor Montal, quien ha acogido la idea con simpatía pero advirtiendo que dará el “sí” siempre que el equipo gane todos los partidos. La señorita Cabecerán ya cuenta con varias jugadoras, pero hacen falta más. Para ello espera que todas aquellas señoritas que están comprendidas entre los 18 y los 25 años y deseen, naturalmente, formar parte de este equipo de fútbol femenino, llamen al teléfono 247 84 67 y la señorita Cabecerán les informará de todo. Las posibles aspirantes a jugadoras deben tener en cuenta que el “debut” del equipo será el día de Navidad en el estadio barcelonista. Como información complementaria, digamos que en el Norte existen ya 24 equipos femeninos y en Madrid 3. Así que, señoritas, a jugar al fútbol".

Immaculada Cabecerán puso el teléfono de su casa y recibió 115 llamadas de chicas que querían jugar a fútbol. "Hubo que hacer un proceso de selección, no sé cómo la hicieron, pero quedaron finalmente 16 chicas con escasos conocimientos técnicos, pero que eran todo voluntad y se montó una historia tan bonita como esta”, recalca Tomás.

Una semanas más tarde se disputó el primer partido de fútbol que jugó un equipo femenino delBarcelona. Fue el día de Navidad de 1970. El partido enfrentó en el Camp Nou a las jugadoras azulgranas, entrenadas por el mítico ex portero barcelonista Antoni Ramallets, contra la UE Centelles.

De blanco y sin camiseta azulgrana

Aquel equipo no estaba reconocido por el club, y por lo tanto no pudo lucir la camiseta azulgrana ni utilizar el nombre de FC Barcelona. La Selección Ciudad de Barcelona, nombre del equipo, vistió con camiseta blanca, pantalón azul y medias azulgranas. Estas fueron la primeras 16 jugadoras que defendieron al actual Barça femenino: Mínguez, Gimeno, Gazulla, Vilaseca, Arnau, Jaques, Maite, Cabecerán, Llansà, Estivill, Blanca, Lolita, Pérez, Nieto, Ros y Glòria.

Después del encuentro en el estadio azulgrana arrancó una época de dificultades para la Selección Ciudad de Barcelona, después llamada Peña Femenina Barcelonista y más adelante Club Femenino Barcelona. "Hay que reconocer a aquellas heroínas que estuvieron al pie del cañón, masticando tierra y llevando a cabo una travesía por el desierto", dice Tomás.

"Hay que reconocer a aquellas heroínas que estuvieron al pie del cañón, masticando tierra y llevando a cabo una travesía por el desierto", recalca Tomas

decoration

Un recorrido que duró 32 años, hasta que en 2002 el FC Barcelona integró al femenino en la estructura del club. Manel Tomás habla de las condiciones en las que tuvieron que sobrevivir: "Jugaban en campos infames, con malas condiciones, entrenaban de mala manera y a horas intempestivas, por no hablar de según que ambientes encontraban con un público maleducado que les decía todo tipo de groserías. No hablamos de títulos porque bastante hacían con tirar adelante una sección amateur y poniendo dinero de su bolsillo aguantando improperios machistas y de todo tipo".

El otro gran nombre: Núria Llansà

Unos tiempos en los que emergió la figura clave de Núria Llansà, guardameta del club durante los 70 y quien organizó y dirigió al equipo desde la década de los 80. Montse Vidal, exfutbolista azulgrana, expresó en la web del club que para ella era "entre una madre y una amiga".

Llansà intentó que las jugadoras solo tuvieran que preocuparse por jugar mientras que ella se preocupaba por las equipaciones, botas, llevaba el dinero y hacía todo lo que hiciese falta. Pilar Moreno, otra exjugadora del club, destacaba en un acto de homenaje a Llansà que es "gracias a ella que el Barça está donde está ahora".

Núria Llansà, presidenta del Barça femenino, en su despedida en el 2003. FC Barcelona

"Núria Llansà fue presidenta del Club Femenino Barcelona des de 1984 hasta 2003 y antes había sido portera (1970-73). Hizo de todo, era una auténtica mujer orquesta, gestionaba los viajes, formaba los equipos, organizaba los entrenamientos, ejercía de madre y hasta de psicóloga con algunas jugadoras que lo pasaban mal en esos momentos. Todas aquellas pioneras la consideran una pieza clave del equipo y del club. Ponía hasta dinero de su bolsillo y evitó así la desaparición del club", añade Manel Tomás.

Inma, Nuria, Alexia...

Tomás reconoce por un lado que "si no hubiese sido por Immaculada Cabecerán no se hubiese llegado hasta aquí”, pero también habla de Llansà como la segunda gran figura para entender el Barça femenino actual.

Las jugadoras y cuerpo técnico del Barça femenino en el Camp Nou antes del clásico con el Madrid. FC Barcelona

Sin ella, el club seguramente hubiese desaparecido y con él la posibilidad de todo lo que se està viviendo en la actualidad. El hilo argumental arranca con Immaculada Cabecerán como fundadora del primer embrión de lo que es ahora el equipo campeón de Europa y Núria Llansà por mantener a flote el barco cuando parecía hundirse.

"Ahora todo el mundo sube al tren, pero lo complicado es construirlo. Cuando está acabado subes y ya, pero las obreras en este caso son las que tienen todo el mérito", precisa Tomas

decoration

Tantas pioneras que han trabajado por un objetivo terminan, de momento, en la generación de futbolistas actuales, encabezadas por una referente tanto dentro del terreno de juego como fuera. "Alexia tiene mucho mérito por lo que está haciendo por el fútbol femenino, la mujer y las deportistas en general. Tiene un discurso muy coherente. Me gusta mucho cuando dice que le emociona que muchas niñas quieran ser futbolistas gracias a ella y sus compañeras. Es fenomenal todo lo que está haciendo dentro y fuera del césped. El gran paso es que haya chicos cuyo modelo es ella. Que niños de 5 o 6 años digan que quieren ser como Alexia es un salto cualitativo espectacular", opina Manel Tomás.

Las jugadoras del Barça entrenan en el Camp Nou antes del clásico europeo con el Madrid. FC Barcelona

En la Navidad de 1970 Immaculada Cabecerán consiguió que la Selecció Ciutat de Barcelona disputase su primer partido en el Camp Nou. 50 años después, mucho trabajo y lucha de por medio, el 6 de enero de 2021 el Barça volvió a disputar un encuentro en el feudo barcelonista ante el Espanyol (5-0), aunque sin público por la pandemia.

Este miércoles 30 de marzo de 2022, el Camp Nou abre las puertas para vivir un Barça-Madrid de cuartos de final de Champions League (1-3 en la ida para las azulgranas) ante una entrada de posiblemente más de 60.000 personas. "Todas las pioneras y veteranas que asistan o puedan ver el partido por la tele les va a caer alguna lagrimita", dice Tomás. Son las nietas y bisnietas de Immaculada Cabecerán.

Compartir el artículo

stats