12 de octubre de 2018
12.10.2018
fútbol

Gales - España | La cantera del Celta reluce en Gales

Jonny debuta en la recta final de la goleada de España, junto a Iago Aspas y a Rodrigo

12.10.2018 | 02:16
Iago Aspas y Jonny Otto, a la derecha, con Rodri, Bartra, Albiol y Suso celebran el tanto del central del Betis a Gales. // Geoff Caddick
Gales - España | La cantera del Celta reluce en Gales

La selección española de fútbol sumó en Gales la segunda goleada bajo la dirección técnica del excéltico Luis Enrique, en un partido amistoso en el que la Roja acabó apostando por tres futbolistas formados en la cantera de A Madroa: el debutante Jonny Otto, ahora en el Wolverhampton inglés, el céltico Iago Aspas y el valencianista Rodrigo Moreno. Más de un cuarto del once que cerró la noche en el Principality Stadium con un 1-4 a favor frente a Gales llevaba ADN celeste, en una jornada para la historia del conjunto vigués. Además, Jonny tomaba el relevo de Borja Oubiña como vigués en el combinado español que el lunes recibe en Sevilla a Inglaterra, en un duelo correspondiente a la Liga de Naciones.

Se presentaron en la lejanía como 'Dragones Rojos', pero al posicionarse en el césped, la Gales de Ryan Giggs redujo metros y metros su figura y fue vapuleada por la España de Luis Enrique Martínez (1-4), que día a día mejora y pule su estilo de juego.

Después de la perfecta goleada a la subcampeona del mundo, Croacia, parecía difícil repetir o incluso dar un imagen más perfecta que la del día de Elche.

La selección se vistió de blanco impoluto ante un gran escenario como el Principality Stadium de Cardiff (Gales) y con un gran Paco Alcácer, en estado de gracia, sumó la tercera victoria de la era Luis Enrique.





Cierto que fue ante un rival inferior y en un partido amistoso, pero sobre el césped gaélico quedó demostrado que todos los hombres del técnico asturiano podrían ser titulares.

Comenzaron mordiendo los españoles, en un partido revolucionado por los cambios en la alineación; hasta seis respecto al equipo que apabulló a Croacia en Alicante.

Morata, Suso y Alcácer presionaban arriba, Rodri, Ceballos y Saúl movían el centro del campo sin despeinarse y solo Sergio Ramos despertó la antipatía de la grada, que tímidamente le silbaba por el recuerdo vetusto de su lance con Mohamed Salah en la pasada final de la Liga de Campeones.

Con Gales sin su estrella Gareth Bale y en fuera de juego, Alcácer siguió con su racha del Dortmund y tras recibir un pase de José Luis Gayá, acomodó el balón a su pierna derecha y definió a la escuadra adelantando a la Roja.

Se cumplían solo diez minutos, pero España ya parecía tenerlo todo bajo control. La sentencia, por si quedaba alguna duda de la resistencia galesa, llegó nueve minutos después cuando Suso puso una falta al corazón del área y Ramos, libre de marca, colocó el cuero en las redes de los de Giggs.

La debilidad de la defensa galesa unida a la falta de espacios arriba y la ausencia de Bale por lesión, incapacitó a los 'Dragones Rojos' y les dejó a merced de España, que cuando apretó, consiguió el tercero. Un balón suelto en el área no fue despejado con acierto ni por Ashley Williams ni por Chris Gunter y le llegó a Alcácer en la frontal de la área pequeña. Su pierna derecha no perdonó a Hennessey.

El descanso le sirvió a Gales para enfriar la situación y el carrusel de cambios típico de los amistosos no ayudó a mantener la intensidad del primer tiempo.

Los segundos 45 minutos sirvieron para darle oportunidades a jugadores como Kepa Arrizabalaga, Marc Bartra y Koke y para ver el debut del vigués Jonny Otto con la camiseta española.

El del Wolverhamton Wanderers aprovechó para presentarse en sociedad y salvó el gol de Gales al anticiparse en un disparo que olía a gol de Sam Vokes en una contra galesa. Además, el excéltico dio una asistencia de gol a Aspas que el árbitro anuló por fuera del juego del moañés y remató flojo con la cabeza una gran ocasión para estrenarse también como goleador.





Antes, Suso había despertado el letargo con un disparo desde fuera del área al larguero, pero el partido, en términos generales, estaba terminado desde el 0-3 de España.

Bartra, en el minuto 74, también se apuntó a la fiesta con un remate de cabeza anticipándose a la defensa galesa y acelerando la salida de aficionados galeses, que poco a poco empezaron a abandonar el estadio antes del final del partido.

Todos esos hinchas, no disfrutaron de la euforia de Sam Vokes cuando el delantero del Burnley remató a gol una de las pocas ocasiones de Gales con el encuentro llegando a su fin.

Una vez acabada y aprobada con notable alto la prueba galesa, España se enfrenta al verdadero reto el próximo 15 de octubre en el Benito Villamarín, en el encuentro de la Liga de Naciones contra Inglaterra. Será en el Benito Villamarín.



Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes