Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

BIC

Los enigmas del pecio de la costa de San Pedro

Nuevos estudios apuntan a que los restos situados en el litoral sampedreño corresponderían a un buque español hundido en 1770, frente a la hipótesis de que procederían de un navío francés embarrancado a comienzos de dicho siglo

Parte del pecio de San Pedro en una imagen del Centro de Arqueología Subacuática. LA OPINIÓN

Lo que parecía el pecio de un buque francés de inicios del siglo XVIII frente a las costas de San Pedro Alcántara podrían ser, según unos últimos estudios, los restos de un navío de pabellón español hundido a finales de aquel siglo.

El Centro de Arqueología Subacuática (CAS), con sede en Cádiz y que ha analizado el pecio en diferentes ocasiones, baraja ahora la hipótesis de que los restos, hundidos a unos seis metros de profundidad y a 200 metros de distancia de la orilla, procedan de un navío español sumergido en 1770, según señala el teniente alcalde de San Pedro Alcántara, Javier García.

«Es un tema apasionante. Hay que seguir investigando porque es un tesoro subacuático. Tenemos que poner en valor su proyección histórica y turística. Tenemos un valor añadido por el que tenemos que apostar», agrega el concejal.

La única hipótesis que el CAS y la Corporación municipal barajaban hasta el momento era que los restos, de los que se tuvieron conocimiento a mediados de la década de los 90 pero que hasta 2010 no se localizaron, podrían pertenecer al Lys, al Magnanime o al Medeleine, buque de unos 60 metros de eslora y 12 de manga de bandera francesa y cuya tripulación, en una huida ante una persecución de unos navíos ingleses, decidió embarrancar en la zona en 1705 para evitar que cayera en manos enemigas.

A los restos, víctimas del expolio debido a su proximidad con la costa a pesar de estar catalogados por la Junta de Andalucía como Bien de Interés Cultural, se les conoce de forma popular como ‘el pecio de los botones’ debido a la abundancia de estos objetos, además de hebillas, clavos y elementos de plomo, posiblemente de los uniformes de los marineros franceses.

El concejal de OSP Rafael Piña propone realizar un museo marino, como en Cádiz o Lanzarote, que actúe como polo de atracción de este tipo de turismo, mientras que para el portavoz del PSOE, José Bernal, San Pedro es el emplazamiento en el sur del mar Mediterráneo que más patrimonio arqueológico podría albergar.

«Y eso hay que ponerlo en valor. Primero, para recuperar nuestro pasado; y segundo, para vender San Pedro como punto de encuentro de las culturas que han pasado por esta tierra», apunta.

La Corporación municipal aprobó por unanimidad en el pleno de junio, que celebró el pasado viernes, una moción de OSP para continuar con las actividades arqueológicas subacuáticas sobre el navío, francés o español, y pedir a la Junta que declare Zona Arqueológica el entorno del pecio para mejorar su protección.

Compartir el artículo

stats