Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Redondela priorizará el tránsito de peatones en la calle Picota y la plaza de la Fonte do Mouro

El diseño pretende cambiar la estética de la zona con pavimento de adoquín | Se mejorará la accesibilidad y la seguridad vial

Infografía del aspecto de la calle Picota tras su reforma. // FdV

La calle Picota y las plazas de la Fonte do Mouro y de la capilla de Santa Mariña de Redondela presentarán una nueva imagen más amable con el peatón. Las obras de humanización de estos espacios del casco antiguo ya se encuentran en marcha y abarcarán todo el tramo desde el viaducto del ferrocarril de Pontevedra hasta el pequeño templo situado en la entrada de la localidad por la carretera N-550. Un trayecto que forma parte del Camino de Santiago, el único del trazado por la villa que no se encuentra empedrado.

La actuación cuenta con un presupuesto de 849.254 euros de los que la Diputación aportará el 75% del importe en el plan ReacPon, mientras que el Concello financiará el resto. El diseño pretende mejorar la accesibilidad y la seguridad del tránsito peatonal. “Toda esta zona foi pensada hai tempo para os coches e sen ter en conta o encontro cos bens patrimoniais da súa contorna e sen facer unha lectura correcta do trazado da cidade vella”, explicó la alcaldesa, Digna Rivas, que visitó la zona junto al diputado provincial Santos Héctor.

Digna Rivas y Santos Héctor, junto al edil Vicente Lamas (izq.), recorren la calle Picota ante el inicio de las obras. / FdV

Gracias al plan provincial ReacPon se recuperará el espacio público para las personas mejorando tanto la estética como la funcionalidad de la calle desde el cruce con la rúa Fumeiros hasta la N-550, integrando adecuadamente las dos plazas de Fonte do Mouro y de la capilla. “Deste xeito crearase unha zona continua onde o tránsito peonil será protagonista”, señaló Rivas. Además se pretende armonizar el trazado de la calle con el tratamiento de las plazas con un pavimento en plataforma única que, además, resolverá la accesibilidad para personas con movilidad reducida.

Zonas de descanso

El proyecto también es una apuesta firme contra el “feísmo”, pues mejora accesos a las viviendas, establecimientos de hostelería y aparcamientos, además de poner en valor las dos plazas con la instalación de mobiliario urbano y espacios de descanso con bancos. Entre los materiales que se emplearán destacan el acero galvanizado gris para escaleras, el hormigón para las aceras y escalones y el balastro para habilitar franjas de separación entre las aceras y el pavimento base en el área de circulación rodada.

El entorno de la capilla de Santa Mariña mantendrá los mismos materiales que en el resto de las actuaciones creándose un firme empedrado franqueado por dos grandes bancos que acotarán el espacio y crearán una especie de atrio junto al templo. Un espacio que actualmente está afectado por el intenso tráfico de la N-550 de la que solo le separa por una jardinera.

Compartir el artículo

stats