Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Condado, escenario del crimen

El historiador y político Pancho Candeira recupera en su último libro tres asesinatos del siglo XX en la comarca

Francisco (Pancho) Candeira, sujeta su último libro. // Anxo Gutiérrez

“En la parroquia de Angoares, muy cercana a Puenteareas en nuestra hermosa Galicia provincia de Pontevedra, se ha cometido este crimen espeluznante y horroroso en la persona de un joven llamado León Troncoso”. Esta es la cantiga que se escuchaba en el siglo XX por toda la comunidad tras el brutal asesinato que tuvo lugar en el año 1937, en plena Guerra Civil, en la aldea pontareana.

El protagonista es León Troncoso, asesinado por Rogelio Carrera Castro, Francisco Varela Domínguez y Juan Pino Alonso. El encargado de sacar a la luz esta historia es el investigador, y ex alcalde de Ponteareas, Pancho Candeira, en su libro "Crimes antigos na Galicia rural", en el que repasa alguno de los asesinatos cometidos en las tierras de la comarca del Condado entre el 1911 y el 1937.

Precisamente, en este último año, fue cuando tuvo lugar ese “crimen espeluznante y horroroso” del que habla la cantiga. Candeira explica que fue “un caso muy truculento, en plena Guerra Civil, en el cual mi abuelo, Pancho Mosquera, actuó como forense”. Es por esto que “en mi familia había ciertos recuerdos y circunstancias que me habían transmitido al respecto y eso fue lo que me llevó a ahondar en el asunto, para saber cómo sucediera y para conocer, también, cuáles eran las circunstancias y sus consecuencias”. Según las investigaciones de Pancho Candeira, “hubo un proceso judicial en el que participaron personas conocidas como Fermín Bouza Brey, que fue uno de los que se encargó de juzgar este crimen”.

Gracias a noticias de FARO de la época y de actas judiciales ha reconstruído tres delitos

decoration

Lo macabro del asesinato lo explica también esa cantiga que Candeira recupera en su libro: “A un pino lo amarran y la boca le taparon y a aquel infeliz su vida con serrón arrancaron. Luego con un hacha su cuerpo despedazaron y en un saco de carnicero sus pedazos se ocultaron. En medio de unas zarzas los sacos han escondido y en días posteriores, válgame el verbo divino”.

El ex alcalde de Ponteareas no solo rescata este crimen, también hace referencia a los que tuvieron lugar en Xinzo y Salvaterra de Miño. Todos ellos tienen “unas circunstancias en común”, explica, “que no justifica pero sí explica por qué se produjeron en el contexto histórico”. Lo que coincide es “la propiedad de la tierra bien por razones de agrarismo, por una cuestión de riqueza o por, simplemente, quedarse con las tierras del vecino”.

En el caso del crimen de Salvaterra de Miño, “el clan de los Bugallal influyeron en la decisión judicial y el crimen de Xinzo, el propio autor de los hechos se ajustició quitándose la vida”.

De esta forma, a partir de las noticias de FARO DE VIGO de la época y de actas judiciales a las que tuvo acceso el investigador, Pancho Candeira, recupera tres sucesos que quedaron en la memoria de los vecinos y de las vecinas de la comarca del Condado por sus especiales circunstancias.

Compartir el artículo

stats