Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manel cuelga el uniforme

El policía más querido de Gondomar se jubila después de 37 años de servicio con un sentido homenaje sorpresa de sus compañeros

Manel ya solo viste de paisano

Manel ya solo viste de paisano Ollomol Audiovisual

Para ver este vídeo suscríbete a Faro de Vigo o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Manel ya solo viste de paisano Neli Pillado

A pocos les sonará en Gondomar José Manuel de Saa. Pero si hablamos de Manel la cosa cambia. Todo el mundo lo conoce y lo aprecia. Con y sin uniforme. Ahora solo lo verán de paisano porque acaba de jubilarse después de 37 años de servicio como policía local en el municipio. Una larga carrera que le ha servido para ganarse el cariño de los vecinos, pero sobre todo el de sus compañeros. Así se lo han demostrado su último día de trabajo esta semana con un inolvidable pasillo sorpresa ante la Jefatura.

Foto de familia de policías locales y guardias civiles con Manel, tras realizarle el pasillo

Nadie pudo contener las lágrimas durante el sentido homenaje en que Manel recibió un regalo muy especial de la plantilla: su placa con un mensaje que le quiebra la voz. “Compañero. Servicio, dignidad, entrega y lealtad. Tu gran poder no es solo por el uniforme que vistes, sino por el trato que brindas” , dice. Ni él ni sus compañeros querían que llegara nunca el momento “pero algún día tiña que ser”, se resigna el propio homenajeado. Podría haberse jubilado en enero, pero permaneció en su puesto “porque somos poucos, por axudar”.

Cuando entró en la plantilla patrullaban con una furgoneta de la cuadrilla de electricistas municipales

decoration

En casi cuatro décadas le ha pasado de todo, pero prefiere “acordarse só do bo”. Se muestra muy satisfecho de ser policía, aunque casi llegase al oficio de rebote. Iba para futbolista profesional. Militó en el Celta juvenil y cuando tenía ya sobre la mesa un contrato con un equipo de Primera División, el Salamanca de entonces, sufrió una lesión que truncó su sueño con solo 17 años. Pero la alternativa laboral que eligió también le trajo muchas satisfacciones. Y le permitió seguir jugando como amateur. Todavía son muchos gondomareños los que recuerdan las tardes de gloria que les dio en As Gaiandas.

Imagen de los años ochenta con Manel y un compañero ante la moto del servicio.

“O trato coa xente” ha sido lo mejor de todos estos años, de los que tiene anécdotas para escribir un libro. Desde los inicios en que la plantilla de cinco agentes –pocos menos que ahora– utilizaba como coche patrulla la furgoneta de la cuadrilla municipal de electricistas, cuando estaba libre. “Un día apareceu un coche con disparos en Valadares e fomos alá colaborar. Había patrullas da Policía Nacional e os locais de Vigo. Cando nos viron chegar coa Citroën C15 preguntáronnos de que guerra viñamos”, recuerda entre risas.

"O trato coa xente" es lo mejor de su carrera, asegura

decoration

Los medios se fueron modernizando pero él mantuvo su filosofía inicial, la del diálogo. Pocas veces echó mano de las multas. “Sempre fun más de broncas, coma un pai, que ás veces tampouco é bo, pero a verdade é que a xente sempre me respectou, aínda que non denunciase moito”, cuenta.

Su cercanía era tal que una vez que se dirigía a un coche aparcado en doble fila con la libreta en la mano, la propietaria salió corriendo de la tienda en que se encontraba y le dijo: “Ai Maneliño, se non pensei que eras un guardia....”, relata divertido.

José Manuel de Saa, más conocido como Manel, en una de sus primeras fotografías en la Policía de Gondomar.

José Manuel de Saa, más conocido como Manel, en una de sus primeras fotografías en la Policía de Gondomar.

“Esto era a miña forma de vida”, suspira. Una pasión que ha transmitido a su hijo, que sigue sus pasos y se prepara para ser policía. Tendrá mucha ayuda en casa, aunque su padre se tenga que acostumbrar ahora a otra etapa más relajada. Eso sí, “sempre vou estar aí para o que me necesiten os compañeiros ou os veciños”, avisa. Y luego dice que no se merece ningún homenaje.

Compartir el artículo

stats