Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuenta atrás para la remodelación del deteriorado paseo Pinzón en Baiona

La Diputación aporta la mitad de los 1,7 millones presupuestados | El gobierno local espara iniciar las obras este verano

Vista del paseo Pinzón de Baiona, que será reformado. // Marta G. Brea

El Concello de Baiona dispone ya de la mitad del presupuesto previsto, de 1.744.006 euros. La Diputación le ha concedido una subvención de 837.119 euros a través del plan Reacpon, una línea de ayudas pensada para la transformación del territorio y la generación de empleo, y el alcalde, Carlos Gómez Prado, firmó ayer mismo el acuerdo de colaboración con la presidenta del organismo provincial, Carmela Silva, para llevar a cabo los trabajos.

El gobierno municipal espera sacar a concurso el proyecto antes de que finalice el próximo mes de febrero y no duda en desarrollar los trabajos durante el verano. Y es que, según recuerda el regidor, “se trata de un espacio en una situación lamentable desde hace años que requiere una intervención urgente, según los estudios geotécnicos. Es verdad que las obras siempre son un trastorno, y más cuando más afluencia de visitas tenemos, pero son muy necesarias”, recalca.

Fondos europeos

Para agilizar la tramitación, el Concello necesita otros 906.887 que completen la inversión. Finalmente los fondos europeos Next Generation no han podido destinarse a este fin al no admitir la cofinanciación. Así que Gómez Prado no descarta echar mano del remanente de tesorería, es decir, el ahorro municipal, aunque espera lograr la financiación por parte de otras administraciones.

Lo que tiene claro la facción socialista del tripartito es que el paseo debe quedar listo antes de finalizar el mandato en 2023, no solo porque es su proyecto estrella, sino también por el grave deterioro del espacio público de 6.000 metros cuadrados para frenar el hundimiento del terreno, que se agrava tras más de cuarenta años de acción del mar sin mantenimiento.

Estado que presenta el paseo Pinzón de Baiona. // Marta G. Brea

El proyecto diseñado por FQP Arquitectos –integrado por Salvador Fraga, Javier García Quijada y Manuel Portolés– plantea una renovación del relleno. Habrá que retirar el obsoleto pavimento actual, excavar dos metros e instalar una capa de geotextil impermeabilizante. Sobre ella se extenderá una capa de piedra machacada y arena prensada para facilitar el drenaje y se dispondrá una cámara de aire que ayudará a sostener y estabilizar el suelo, indica el alcalde.

El recinto incluirá un bar con terraza con vistas al Atlántico, sobre una plataforma de madera. El establecimiento se situará en una especie de caseta similar a la de la estación marítima en el puerto pesquero de planta baja, acristalada y totalmente integrada en el paisaje, según afirma Gómez. Su explotación se sacará a concurso, como ocurre con los chiringuitos de playa.

La transformación se la superficie será total. Las baldosas serán sustituidas por hormigón pulido, con dibujos de distintos colores, y se habilitarán zonas verdes y de juegos para el disfrute de los más pequeños.

La iluminación también será de vanguardia, con luces LED a lo largo del muro junto al mar, para evitar la contaminación lumínica y con menos mobiliario urbano.

Compartir el artículo

stats