Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arcade luce con la Navidad más natural

Los vecinos de Pozovello elaboran un originales adornos con materiales del bosque

Decoración navideña en la plaza de Pozovello, del barrio de Arcade de Riba. // A. Pinacho

Los vecinos de Arcade de Riba, al contrario que otras localidades que cada año incrementan el gasto en adornos navideños, han apostado por la creatividad y la colaboración vecinal. El resultado es una decoración original elaborada con materiales naturales que ya se ha convertido en uno de los atractivos de la comarca.

La casa del Apalpador. // A. Pinacho

La visita a este lugar por Navidad ya es uno de los planes imprescindibles de estas fechas en Soutomaior. El esfuerzo de los vecinos de Pozovello y Portarregueira por adornar sus calles ha conseguido crear un ambiente mágico que destaca por su originalidad. Aquí no hay espectaculares arcos con miles de luces led. Ni falta que hace. Nada es comprado, todo natural. Los bosques que rodean las casas aportan la materia prima y la creatividad de sus gentes hacen el resto.

El árbol de Navidad artesanal, ubicado en la plaza. // A. Pinacho

Un enorme árbol artesanal preside la plaza, rodeado de muñecos de nieve, todo tipo de animales y, por supuesto, las figuras del Niño Jesús, la Virgen y San José, junto con la mula y el buey. A pocos metros los Reyes Magos se dirigen portal de Belén, dejando atrás un original castillo en el que los niños pueden hacerse fotos con la silueta de un soldado. Y ya entrando en el bosque, salpicado de figuras de animales, gnomos y duendes, se llega hasta la casa del Apalpador, el tradicional personaje que cada Navidad baja hasta las aldeas para entrar en las habitaciones de los más pequeños y palpar sus barrigas. Los niños que quieran conocer a este viejo barbudo tendrán la oportunidad esta tarde, a las 17.30 horas, en la plaza de Pozovello.

El portal de Belén. // A. Pinacho

La idea de esta decoración navideña surgió el pasado año durante el confinamiento. Un grupo de amigos, todos ellos miembros de la asociación de vecinos Pozovello de Arcade de Riba, decidieron elaborar figuras de madera para pasar el tiempo mientras estaban encerrados en sus casas. Luego, a través de un grupo de Whatsapp, cada uno mostraba su creación para que el resto viera cómo quedaba y se daban consejos. La voz se fue corriendo al tiempo que subía la expectación en la zona, que fue tanta que el día que inauguraron la plaza con los adornos acudieron cientos de personas a contemplar el resultado.

Un castillo ubicado en mitad del recorrido. // A. Pinacho

Así que decidieron continuar este año con nuevas figuras y ampliando las escenas hasta un bosque cercano en el que además de la casa del Apalpador se puede disfrutar de un columpio colgado de la rama de un carballo centenario.

Compartir el artículo

stats