Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La vida sin móvil en O Couto

Los vecinos de la parroquia cañicense se desplazan a medio kilómetro de casa en busca de cobertura para recibir llamadas del médico

Junto al escurreplatos, Teresa encuentra a veces la señal. | // Anxo Gutiérrez

Colocar el móvil, bien encima del escurridor de los platos bien en la cornisa de una ventana, o esperar en mitad de una carretera, a medio kilómetro de las viviendas, para recibir una llamada importante. Así es como se organizan los vecinos y las vecinas de la parroquia de O Couto, en el municipio de A Cañiza, para sobrevivir en pleno siglo XXI.

Más de 200 personas viven en esta parroquia sin cobertura móvil y sin conexión a internet. Tal es la situación que personas mayores deben desplazarse hasta medio kilómetro de su casa para conseguir la mínima cobertura que le permita recibir la llamada de su médico de cabecera.

Han recogido firmas para exigir al Concello una solución

decoration

Es el caso de la madre de Teresa Fernández. Cuando tiene cita telefónica debe desplazarse hasta la carretera, sentarse al lado de una fuente, y esperar a que el facultativo le llame, según explica Fernández, “haga sol, lluvia o lo que sea”. De hecho, “hubo un día en el que estuvo esperando tres horas allí sentada con el móvil”, una situación que para Teresa Fernández no se puede tolerar “ni para una persona de más de 80 años ni para nadie” porque “esto parece el tercer mundo”.

María Teresa y su madre, con algunas de las firmas recogidas.  // ANXO GUTIÉRREZ

María Teresa y su madre, con algunas de las firmas recogidas. // ANXO GUTIÉRREZ eva míguez porto

La teleasistencia tampoco es fácil en O Couto, puesto que es un servicio que se ofrece, principalmente, a través de un móvil. “Desde que comenzó la pandemia decidimos quedarnos aquí con mi madre porque al no haber cobertura, la señal saltaba pero no podíamos ponernos en contacto con ella”, explica Teresa.

“Aquí hay mucha gente que vive sola y no tiene cómo comunicarse”, lamenta Fernández, que se ha movilizado “puesto que a pesar de una reunión en el Ayuntamiento, veo que nadie da un paso hacia adelante para solucionar este problema” y presentará 200 firmas. En total, han decidido sumarse a la reivindicación el 95% de las personas que viven en la parroquia, “el restante 5% no ha querido hacerlo por motivos políticos, por desconocimiento o porque dicen que no lo ven útil”, lamenta el sobrino de Teresa Fernández, Roberto Álvarez, quien apunta que “notamos que cuando empezaron a despegar la red 4G y 5G nuestra cobertura, que ya era mala, fue a peor, sobre todo desde hace tres años”.

La pandemia ha llevado a diferentes trabajadores y trabajadoras escoger el rural para establecerse, pero esto no puede ocurrir en O Couto “porque yo, que estudio oposiciones, por ejemplo, y que trabajo en control remoto, me resulta imposible vivir aquí, aunque es lo que deseo”, lamenta Roberto.

Compartir el artículo

stats