Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un siglo sin la benefactora de As Neves

El Concello conmemora el centenario de la muerte de la marquesa del Pazo da Mercé cediendo sus retratos al instituto y a la EFA A Cancela, centros fundados por ella

Retrato de Purificación Fontán, marquesa del       Pazo da Mercé.   | // D.P.

Retrato de Purificación Fontán, marquesa del Pazo da Mercé. | // D.P.

As Neves conmemoró ayer el primer centenario de la muerte de la gran benefactora del municipio: Purificación Fontán y Pérez-Palma, conocida como la marquesa del Pazo da Mercé, viuda del ilustre José de Elduayen, impulsor de la restauración borbónica en la persona de Alfonso XII. En un pequeño acto celebrado en la capilla que ella misma mandó construir, el Concello cedió los cuadros de la marquesa, de propiedad municipal, al IES Pazo da Mercé y a la EFA A Cancela, cuyos edificios fueron financiados por Purificación Fontán para facilitar el acceso a la educación de los jóvenes sin recursos de la comarca a principios del siglo XX.

La EFA A Cancela y el IES Pazo da Mercé, los principales centros educativos con los que cuenta As Neves en la actualidad, son el mejor legado que la marquesa del Pazo da Mercé pudo hacer a su pueblo adoptivo. Y es que, realmente, Purificación Fontán nació en Vilagarcía de Arousa, pero, una vez se casó con Elduayen, el matrimonio compró el pazo de Tortoreos, donde cada vez eran más habituales sus estadías por el gran cariño que la marquesa le cogió a los vecinos de la parroquia de Tortoreos.

Una vez enviudó, Pura, como la llamaban sus allegados, heredó una gran fortuna. “Podría dedicarse a disfrutar de la vida sin más, pero decidió emplear su tiempo y su dinero a ayudar a los demás. Fue una auténtica ONG de ayuda humanitaria”, destacó Ignacio Pérez-Blanco, autor del libro “El palacio de Elduayen”, en el acto celebrado ayer en As Neves para recordar el centenario de la muerte de la marquesa.

La primera gran donación fue el colegio Virgen de la Mercé, una escuela para formar a las niñas de Tortoreos y procurarles un futuro mejor. La marquesa financió su construcción y también la capilla que se encuentra junto al centro, donde ayer tuvo lugar este homenaje y donde reposan sus restos.

Actualmente, el colegio Virgen de la Mercé se ha convertido en el EFA A Cancela, un centro de Formación Profesional donde se imparten numerosos ciclos formativos.

El segundo gran regalo de la marquesa al pueblo de As Neves se materializó a título póstumo, pues, en su testamento, dejó una importante suma de dinero para crear una escuela de artes y oficios en la que los jóvenes de Tortoreos pudieran tener acceso a una enseñanza gratuita. Para ello, también ordenó a sus albaceas que vendieran todas sus joyas y que destinaran esa recaudación a la misma causa. Fue así como en 1932 se inauguró el Colegio de Artes y Oficios; inmueble que a día de hoy alberga el instituto Pazo da Mercé.

Precisamente a estos dos centros educativos han sido cedidos los retratos de la marquesa que guardaba el Concello de As Neves. “De esta manera le devolvemos a Tortoreos la figura de Purificación”, valoró ayer el alcalde, Xosé Manuel Rodríguez, que también apuntó que “sus actos fueron radicalmente trasgresores”.

“Siempre me pregunté por qué eligió este lugar para levantar sendos edificios. La respuesta está en la gente. Siempre se sintió muy querida y aquí pasó los mejores días de su vida”, destacó Ignacio Pérez-Blanco, concluyendo que “aunque hoy celebramos el primer centenario de su muerte, Pura sigue entre nosotros y estaría muy orgullosa de que su legado sea un referente educativo no solo en As Neves, sino también en toda la comarca”.

Cesión de los cuadros

Compartir el artículo

stats