Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baiona lanza una encuesta vecinal para diseñar el futuro de sus calles

Los ciudadanos pueden contestar sobre las deficiencias o proponer mejoras hasta el día 15 en la web municipal | Es el punto de partida del primer Plan de Mobilidade del Concello

La humanización de la Avenida Monterreal, en pleno frente litoral, será prioritaria en el Plan de Mobilidade.

La humanización de la Avenida Monterreal, en pleno frente litoral, será prioritaria en el Plan de Mobilidade.

Valorar del 1 al 10 la estrechez de las aceras, su conservación, la falta de iluminación de las calles o la accesibilidad... Es la contribución que los vecinos de Baiona pueden aportar al futuro del municipio. El gobierno municipal lanzó ayer una encuesta ciudadana para localizar las principales deficiencias de sus espacios públicos. Se trata de la primera fase el Plan de Mobilidade Urbana Sostible (PMUS), un documento que trazará una hoja de ruta para la mejora de calles, plazas y caminos de manera coordinada y por prioridades. Los interesados en contestar las preguntas pueden hacerlo hasta el próximo día 15 de febrero a través de la web municipal.

El test incluye la opción de aportar propuestas para mejorar la vía pública baionesa e incluso pide a los vecinos que se decanten por dos espacios a cuyas reformas darían prioridad. Las respuestas ayudarán a “definir las principales deficiencias” de viales urbanos y rurales, plazas, zonas verdes o parques “para establecer un plan de corrección ordenado”, explica el concejal de Urbanismo, Víctor Muñoz. “Las actuaciones de mejora y humanización aisladas no tienen sentido sin una perspectiva más amplia del conjunto. Hay que huir de improvisaciones y disponer de un plan de actuación estratégico para recuperar los espacios públicos y devolver el protagonismo al peatón”, señala. Para el edil, lo más importante de esta primera fase de la redacción del PMUS es “que se involucre todo el mundo en la mejora de su entorno”.

El gobierno municipal pretende añadir otra herramienta de colaboración vecinal al test virtual en febrero: unas mesas de participación ciudadana en las que estarán representantes de colectivos y vecinos interesados, que se organizarán en horarios de mañana y de tarde, siempre que la evolución de la pandemia lo permita y aplicando las medidas sanitarias oportunas.

El objetivo es “iniciar los pasos para adaptar el entorno urbano de Baiona al siglo XXI, para el cual es fundamental desarrollar un plan estratégico de movilidad y accesibilidad que nos permitirá, por un lado mejorar y ampliar las humanizaciones de calles y plazas y, por otra, el acceso a fondos europeos para su desarrollo”.

Compartir el artículo

stats