Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guerra a los plumeros invasores en Nigrán

El Concello planea erradicar la hierba de la Pampa de las dunas y A Foz y llama a los vecinos a retirarla de sus fincas

Guerra a los plumeros invasores en Nigrán

Guerra a los plumeros invasores en Nigrán

El avance del plumero de la Pampa es cada vez más perceptible en la costa gallega y en Nigrán amenaza ya espacios naturales protegidos como el ecosistema dunar de Praia América y Panxón o el estuario de A Foz. El Concello reserva 12.000 euros del presupuesto para crear un plan estratégico de erradicación de esta planta exótica fácilmente identificable por la especie de penachos que presentan en las puntas.

Su presencia, explica el alcalde, Juan González, “pone en peligro la biodiversidad biológica nativa y conlleva una alteración de los ecosistemas naturales, ya que tiene una capacidad de invasión descomunal”. Y es que cada pie produce un millón de semillas que se propagan con gran facilidad gracias al viento. “Ya tenemos ejemplares en zonas sensibles y no podemos quedarnos de brazos cruzados. Tenemos que actuar y concienciar a los vecinos”, señala el regidor, que prepara un plan de acción en colaboración con la Asociación Galicia Ambiental y hace un llamamiento a los vecinos para retiren las plantas de sus propiedades.

El proyecto incluye medidas de concienciación y divulgación entre la población este año. Para ello, se creará una aplicación para teléfonos móviles a través de la que cualquier vecino podrá geolocalizar la cortaderia selloana –nombre científico de la hierba de la Pampa– y su estado y ubicación para que los servicios municipales acudan a cortarla. La retirada masiva llegará el año que viene, primero en zonas de baja presencia y después en las de alta concentración, con maquinaria pesada si es necesario. Se prepararán posteriormente los terrenos para plantar especies autóctonas que dificulten la vuelta de los plumeros. En 2023 llegará el momento de continuar con la reforestación de los lugares libres de la invasora y se repasará la eliminación para que no queden plantas.

“Todo debería ir acompañado de una ordenanza municipal que regule la plantación y/o conservación de especies invasoras, tanto en el ámbito público como el privado. ya que afecta a la biodiversidad colectiva”, recalcan desde el colectivo Galicia Ambiental.

Compartir el artículo

stats