Carlos Mouriño se mostró ayer muy tranquilo en torno a la delicada situación deportiva que atraviesa el Celta y no cree que el conjunto que ahora dirige Carlos Carvalhal vaya a tener problema alguno para mantener la categoría. “No es la primera vez que el Celta está en una situación similar y ha tenido que pelear. Esta vez, no sé si es cosa de la edad, es cuando me encuentro más tranquilo. No estoy nada preocupado. Creo que tenemos equipo. Tenemos muchos jugadores y esos jugadores van a hacer un buen equipo. Estoy muy tranquilo y convencido de que vamos a crecer y no vamos a tener apuros”, declaró el mandatario a la conclusión de la junta de accionistas.

Acerca de los planes del Celta en el mercado de invierno, Mouriño explicó que será el técnico, Carlos Carvalhal, el que marque la pauta a seguir. “Primero hay que esperar a que el entrenador, durante el stage de varios partidos que vamos a celebrar, se haga una composición mucho más clara de las necesidades del equipo para jugar con su estilo y, a partir de ahí, ya decidiremos”, explicó.

En su encuentro informal con los medios informativos, Carlos Mouriño reiteró que no tiene la intención de dejar la presidencia del Celta a corto plazo y aseguró que espera presidir la próxima junta de accionistas. “Nunca se sabe. A mi edad, hoy estoy aquí, pero mañana me da un patatús y adiós. La sucesión está abierta, porque tenga una edad que cuando tenga un momento de debilidad tendré que decir que me voy. Pero me encuentro perfectamente bien, me hago chequeos, los médicos me dicen que estoy perfecto, así que estoy muy feliz” , afirmó.

Mouriño es con 16, el presidente que más años ha estado al frente de la entidad y tiene ahora la intención de igualar el récord histórico de temporadas del Celta en Primera División que el equipo firmó en los años 40 del pasado siglo. “Estamos a punto de igualar el récord de doce temporadas en Primera División”, dijo.

El presidente del Celta opinó, por otra parte, que hay que arriesgar en la contratación de jugadores jóvenes para crecer. “Tenemos que apostar por gente joven. Muchas veces sale mal pero si sale bien y haces una venta considerable, refuerzas mucho más el equipo. Puedes perder una individualidad y la sufres, pero si con esa venta traes cuatro jugadores superiores a los que tienes, el equipo se refuerza. Si queremos dar ese saltito, esa tiene que ser nuestra actitud porque por dinero no los podemos traer. Tenemos que exponer mucho para poder conseguirlo, pero esa es una política que tenemos desde hace bastante tiempo”, comentó.