Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un partido de sobra

El Celta jugó en Mestalla pidiendo las vacaciones a gritos desde el primer minuto

Brais hace un gesto tras una falta señalada al Valencia. // LOF

El Celta ha sostenido este final de temporada de un modo decente. Sin alicientes a los que agarrarse, los de Coudet han competido y dado la cara en partidos en los que no había mucho en juego. Pero la visita a Mestalla ya era demasiado. El Celta pisó el campo pidiendo vacaciones a gritos. Y eso se trasladó al juego, al partido. Condicionado por las ausencias, el equipo se dedicó a pasar el tiempo como buenamente pudo. Sin orden, sin precisión, con pocas piernas el equipo fue inferior a un Valencia más entonado y que supo castigar el poco espíritu de los vigueses que salieron al campo con las chanclas puestas.

Coudet fiel a sí mismo

Incluso en un partido como el de ayer Eduardo Coudet se agarró con fuerza a su plan. Ni una concesión a los chavales o a ese Orbelín que vaga por la plantilla haciéndose preguntas. El técnico compuso la alineación con lo que tenía aunque eso implicase mover gente de posición. La ausencia de mediocentro la llenó con Denis de “ancla” y Brais a su lado. Solari cayó a una banda y Nolito a la otra. La situación le invitaba a lo mejor a encontrarle hueco a Gabri Veiga, pero prefirió dejarlo como uno de los cambios. No ha dejado un momento de la temporada de ser Coudet. Incluso en los cambios echó mano de Murillo antes de Carlos Domínguez teniendo en cuenta que la temporada está finiquitada. La decisión puede entenderse, pero entonces tiene menos sentido que Domínguez no estuviese en Vigo ayudando al filial en un partido determinante.

Iago Aspas

Hizo su último intento de quedarse el Zarra en solitario, pero el partido no le ofreció muchas posibilidades. Ni él estaba demasiado inspirado ni había socios de los que fiarse (solo Denis y Galhardo dejaron detalles interesantes, lo mismo que Gabri en el rato que jugó). El delantero moañés ha terminado la temporada reventado, jugando seguramente más partidos de los que debía. De todos modos, nada debe empañar su gesta. Con el Trofeo Zarra alcanza a David Villa con cuatro entorchados y amenaza con volver dentro de unos meses en busca del quinto que le deje solo en esta clasificación. La mejor noticia del Celta.

Compartir el artículo

stats