Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Celta carece de revulsivos

Es el segundo equipo de LaLiga que menos goles anota con jugadores que salen desde el banquillo | Tan solo Denis, ante Granada y Espanyol, ha visto puerta como suplente | Es el peor registro desde 2018

Denis celebra el gol que marcó ante el Granada en el mes de septiembre. ALBA VILLAR

El fútbol es un deporte cada vez más igualado que se decide por detalles. Las diferencias entre los equipos se han acortado y eso hace que los resultados sean más parejos. Además, es en las segundas mitades cuando se suele decantar la balanza de un lado u otro, generalmente coincidiendo con la entrada de hombres de refresco, más enteros físicamente y con mayor capacidad para superar a las defensas rivales. No ocurre esto en el Celta, que carece de gol desde su banquillo. Coudet es un entrenador que suele repetir buena parte del once partido tras partido. Tiene los roles de titulares y suplentes bien definidos desde hace meses y aquellos que entran desde el banquillo no están mostrando números, sobre todo en el apartado ofensivo, que animen al argentino a modificar su alineación. El equipo vigués es el segundo de la Liga que menos tantos anota con jugadores suplentes, solo por delante del Alavés, lo que señala claramente una de las mayores carencias de la actual plantilla olívica.

En lo que va de competición, más de dos tercios, tan solo Denis Suárez ha visto portería cuando le ha tocado actuar como suplente. La primera de ellas, ante el Granada, supuso la primera victoria del curso en Balaídos. Su gol, ya con el tiempo cumplido, desató el entusiasmo en las gradas del estadio olívico. En aquella jugada, una rápida contra del Celta permitió a Santi Mina dejar un balón en bandeja al de Salceda, cuyo disparo cruzado superó al portero del conjunto andaluz y certificó el triunfo. El propio Denis volvió a marcar en el último partido del año, también en casa, ante el Espanyol. Aquel día el centrocampista fue suplente debido a los 120 minutos disputados pocos días antes en Copa ante el Andorra. Coudet quiso dosificarle y le hizo entrar en el descanso, ya con el resultado favorable. El centrocampista anotaría el 3-0 momentáneo al recoger una buena asistencia de Hugo Mallo y superar a Diego López con un disparo cruzado desde dentro del área.

Y hasta ahí. Ningún otro jugador del equipo celeste ha logrado cantar gol cuando le ha tocado actuar como suplente. Con mayor o menos protagonismo durante los encuentros, los menos habituales del Celta no están encontrando el premio en la finalización.

Hay cuatro jugadores de ataque que han tenido más oportunidades de anotar entrando como suplentes que el resto. Galhardo (ingresó 19 veces desde el banquillo), Solari (17), Nolito (13 ) y Cervi (11) no han podido ver portería cuando les ha tocado actuar como revulsivos. En total, 60 oportunidades que no han sabido aprovechar, a veces por falta de puntería y otras por disponer de pocos minutos de juego.

El Chacho es un entrenador poco dado a realizar sustituciones durante la primera hora de juego. En la mayoría de encuentros, además, no agota los cinco cambios que le permite el reglamento, lo que reduce las opciones de gol para sus futbolistas de banquillo.

El dato de goles de jugadores suplentes es el peor que presenta el equipo vigués en las últimas cuatro temporadas, donde siempre encontró más puntería que en el actual ejercicio. El año pasado, sin ir más lejos, hasta cuatro futbolistas que salieron desde el banquillo lograron materializar alguna de sus ocasiones. Así, Solari, Miguel Baeza, Fran Beltrán y Ferreyra perforaron la portería rival.

Una campaña antes, en la 19/20, fueron de nuevo cuatro los futbolistas goleadores. Santi Mina por partida doble, Nolito, el canterano Íker Losada y Pione Sisto celebraron algún tanto aunque les tocase actuar de revulsivos. En la 18/19 fueron solo dos los jugadores que lo hicieron, aunque por aquel entonces Maxi Gómez lo hizo en tres ocasiones y Boufal en dos. Sí fueron peores los números de la 17/18, donde solo Brais Méndez logró marcar actuando como suplente.

Los actuales datos celestes están muy lejos de los mejores registros del campeonato doméstico. El FC Barcelona ha conseguido hasta 13 goles con sus suplentes repartidos en hasta diez futbolistas distintos. El Atlético ha logrado 11 y el Sevilla 10. Precisamente un jugador del equipo hispalense es el rey en esta complicada faceta. El argentino Erik Lamela, que acaba de reaparecer tras una grave lesión, acumula cuatro dianas como suplente, todas ellas en las primeras jornadas de Liga. El peor equipo es el Alavés, sin un solo tanto entre los jugadores que han salido desde el banquillo esta campaña.

Nadie arranca mejor los partidos que los vigueses

Si los partidos durasen solo los primeros 15 minutos, el Celta iría líder empatado con el Sevilla. Coudet y su cuerpo técnico han incidido desde su llegada al banquillo en la necesidad de que los jugadores salgan enchufados a cada uno de los encuentros que tienen que disputar. Y por ahora lo han conseguido. En lo que va de Liga, el equipo vigués ha anotado seis goles en los primeros cuartos de hora de los partidos que le han permitido llegar en ventaja en otras tantas ocasiones a la barrera de los 15 minutos. Santi Mina ante el Real Madrid en la jornada 4, de nuevo el delantero vigués contra el Alavés en la 15, Iago Aspas frente al Valencia en la 16, otra vez Mina en la 18 contra el Espanyol, Brais frente al Rayo Vallecano en la 23 y Galhardo ante el Mallorca en la 27 han sido los tempraneros goleadores celestes esta temporada. El equipo, por contra, ha encajado dos tantos en el mismo periodo de tiempo, contra Real Sociedad y Barcelona. El buen arranque de los encuentros por parte de los jugadores de Coudet no tiene continuidad. De ser los mejores en los primeros 15 minutos a ser los peores en los siguientes 15, donde apenas han podido anotar dos tantos mientras que han recibido siete, sumando un balance totalmente negativo en el cómputo de victorias y derrotas en dicho periodo de tiempo. Por último, el Celta también destaca en el descuento al final de cada encuentro, donde ha conseguido ver puerta en tres ocasiones que le han supuesto otras tantas victorias con el pitido final.

Compartir el artículo

stats