Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Celta hace examen de conciencia

La cuarta derrota en cinco partidos hace saltar las alarmas - Coudet lamenta el elevado peaje pagado por “errores groseros” - El equipo adolece de gol - El grupo tira de actitud y trabaja en buscar soluciones

Murillo lamenta su remate al palo en el tiempo de descuento. | // RICARDO GROBAS

La derrota encajada ante el Cádiz, cuarta del Celta en cinco jornadas, ha hecho saltar las alarmas sobre el rendimiento de un equipo en el que había depositadas grandes expectativas y que permanece anclado en el fondo de la tabla con un solo punto (gracias al empate sin goles firmado en el Sadar contra Osasuna) con el peor arranque liguero que se recuerda en años.

El nuevo Celta, un equipo diseñado a la medida de Eduardo, el Chacho, Coudet, no carbura. Cualquier semejanza con la afinada versión con que el cuadro celeste concluyó el pasado curso parece pura coincidencia. Los fichajes (en los que el técnico argentino ha tenido mando en plaza) no acaban de explotar, la defensa hace aguas y el gol le da la espalda. Tan solo la actitud (por ahora irreprochable) salva a los celestes, que necesitan con suma urgencia un triunfo con el que impulsarse en la tabla.

Errores groseros

Coudet, un optimista por naturaleza, reconoce que está preocupado. No es para menos cuando “las cosas no salen”, la suerte te esquiva y los errores te penalizan al máximo. “No hemos recibido tiros a portería y con un penal innecesario y un balón parado íbamos perdiendo por 0-2”, reflexiona el técnico sobre la última derrota.

El problema parece al menos identificado. “Hemos cometido errores groseros que nos han condenado. Cada vez que nos equivocamos lo pagamos caro”, admite el Chacho sobre un déficit –el Celta es, con un promedio de dos goles en contra por partido, el más goleado del campeonato– que ha dejado a su equipo petrificado.

El técnico lamenta la elevada factura pagada por “errores individuales” que, en buena medida, pueden imputarse al bajo rendimiento del eje de la línea defensiva, donde Coudet ha probado cinco diferentes parejas de centrales en otros tantos partidos. Se han comedido fallos de todo de tipo: pueriles, de atención, de coordinación y de exceso de confianza. Urge detener la hemorragia.

Falta gol

Los celestes contabilizan cuatro tantos en cinco encuentros (menos de uno por encuentro), pese al talento que distingue a sus atacantes y a los refuerzos incorporados en el último mercado: Aspas, Brais y Nolito están lejos de su mejor versión; Cervi y Galhardo necesitan tiempo y Galán, un lateral de vocación abiertamente ofensiva, apenas ha dejado unas pocas pinceladas. Solo Santi Mina, autor de la mitad de los goles del equipo, ha ajustado el punto de mira.

En algunos encuentros, especialmente en el primer tiempo del Santiago Bernabéu y la segunda parte ante al Cádiz, el Celta ha sido capaz de generar un interesante caudal de juego y ocasiones, pero ha faltado “precisión en la definición”, como reconoce el Chacho. También suerte, como los dos balones estrellados contra la madera en el descuento del último partido que impidieron al conjunto celeste alcanzar al menos un empate. “Si hubiésemos estado más derechos con la suerte podríamos haber dado vuelta al resultado tranquilamente”, sospecha Coudet.

El preparador celeste, sin embargo, no se escuda en la falta de fortuna que ha acompañado a sus jugadores para justificar las derrota. “Hay que tratar de acompañar a la suerte y trabajar. No conozco otra manera”, reconoce.

La actitud como aliado

No todo en el deficiente arranque liguero del Celta ha sido negativo. Al equipo, al menos, no puede reprochársele dejadez o falta de actitud para ir a buscar los partidos. Y ese empeño con que los celestes buscaron la remontada frente a los cadistas es, a juicio del Chacho, el espejo en el que hay que mirarse para afrontar los próximos partidos. “Hay que trabajar y sostener la actitud que tuvimos en la segunda mitad”, plantea.

Reconocer la realidad

Se dice que reconocer los problemas es el mejor modo de ponerles solución. En eso no se ha andado el Chacho con paños calientes. “Justificar desde los merecimientos es muy difícil. Necesitamos resultados, sumar puntos. Es muy difícil justificarse. No me gusta dar excusas”, confiesa el técnico, que apunta al trabajo como única solución posible.

“Hay que trabajar, levantar y empezar a sumar”, se exige, a pesar del difícil momento que atraviesa el plantel por la falta de resultados: “El golpe ha sido fuerte, pero nos tenemos que levantar y trabajar otra vez”, insiste.

Santi Mina pide autocrítica

Santi Mina ha pedido autocrítica para superar el bache de resultados que mantiene al Celta en posiciones de descenso. El delantero considera que el equipo debe “mirar hacia adelante con ambición”, pero sin perder de vista los problemas que le han impedido al equipo sumar un solo triunfo en los cinco primeros partidos del campeonato. “Llevamos un solo punto en estos cinco primeros partidos y creo que hay que hacer autocrítica y mirar hacia delante con ambición y sobre todo siendo autocríticos”, declaró el atacante tras caer ante el Cádiz. El vigués valora la actitud mostrada por el Celta en busca de la remontada, pero reconoce que el juego del equipo no ha estado a la altura de lo que cabe esperar de él. “Nada que reprochar en cuanto a actitud, eso el equipo lo tiene, pero sí que hay que ver el juego que hemos hecho. Es impropio de este equipo”, confesó. Mina lamenta los errores defensivos cometidos, pero hace extensivo el problema al conjunto del grupo. “Nos está costando mantener la portería a cero, eso está siendo un punto clave, pero hay que empezar a defender desde arriba. No hay que mirar solo a los defensas, hay que mirar al conjunto porque hoy el primer gol viene de jugada de estrategia donde estamos once tíos metidos en nuestra área y nos hacen gol y no puede ser. Hay que mejorar eso”, destacó el ariete.

Nolito: “Nos toca otra vez apretar el culo”

Más que gráfico se ha mostrado Manuel Agudo, Nolito, a la hora de referirse a la situación del Celta tras la derrota cedida frente a los de Álvaro Cervera. “Nos queda un camino muy largo y tenemos que apretar el culo como el año pasado, no queda otra”, se resigna el sanluqueño. “De nada vale que peguemos 18 balones a la madera si perdemos. Necesitamos ganar”, asume.

Compartir el artículo

stats