Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Celta de Vigo

Dos años de #ANosaReconquista: así gestó el Celta la permanencia

Pancarta de #ANosaReconquista desplegada durante el Celta-Rayo de la última jornada liguera en 2019

Pancarta de #ANosaReconquista desplegada durante el Celta-Rayo de la última jornada liguera en 2019 Alba Villar

Si el 28 de marzo es una fecha señalada para todo vigués, el día 30 lo es para todos los celtistas. En marzo de 2019 y de cara a los últimos diez partidos de Liga, el RC Celta lanzaba #ANosaReconquista, que buscaba movilizar a la afición y motivar el equipo. Su precedente más significativo era el de This Is Afouteza en mayo de 2017, pero esta vez no eran unas semifinales europeas lo que estaba en juego sino la permanencia en Primera División.

El primer paso estaba claro: volver a llenar Balaídos. En las últimas tres temporadas la asistencia media al vetusto estadio había pasado de casi 20.000 personas -dos tercios de su aforo- a poco más de 16.000 aficionados. Aunque desde el club ya habían descendido los precios en partidos anteriores, no lanzaría una estrategia agresiva hasta el partido contra el Villarreal de la jornada 28. Las invitaciones entregadas en taquilla, la rebaja generalizada o incluso los autobuses gratuitos provocaron que el celtismo se volcara y lograra su mejor dato de la temporada: 22.564 personas, más incluso que contra la victoria ante el FC Barcelona en la que los precios llegaban a 100€ (22.519). Las 9 lanzaderas desde el A Laxe fueron un éxito y el club repitió la iniciativa en las visitas a San Mamés y Butarque así como en 2020.

Uno de los grandes retos del club a la hora de movilizar a la afición era ofrecer un producto que les resultase atractivo. En la última década, los equipos de fútbol han dejado de competir entre ellos por el interés del público para hacerlo también contra otros deportes -prueba de ello es el resurgir de la NBA- e incluso plataformas como Netflix, Twitch o YouTube. Prueba de ello es que el propio Celta lanzaría en 2020 su propio equipo de eSports.

En definitiva, en un mercado global por el ocio en el que los jóvenes cada vez están menos dispuestos a ver un partido de dos horas que puede terminar en empate a cero al tener alternativas mejores y más baratas. Por ello era clave lograr primero un éxito "físico" para después ganar notoriedad en redes. La campaña de #ANosaReconquista impulsó al Celta a su mejor dato histórico en Twitter en abril y 274.000 interacciones en los tres meses que duró, en los que solamente invirtieron unos 1.500 euros en posicionamiento en redes sociales, mucho menos de lo gastado en marketing offline.

El fútbol compite en un mercado global por el ocio contra otros clubes, deportes, plataformas y contenidos. Por ello los equipos buscan ofrecer una experiencia más allá del espectáculo deportivo

Iago Aspas y Maxi Gómez tras el Celta-Rayo que finalizó #ANosaReconquista

Iago Aspas y Maxi Gómez tras el Celta-Rayo que finalizó #ANosaReconquista Alba Villar

Es por ello que desde el club se trató de incentivar todo lo relacionado con el encuentro pero más allá de los 90 minutos: recibimientos, reparto de camisetas o "choripanes", ambientación musical...todas ellas a un coste más que asumible y que multiplicaba la trascendencia del partido para jugadores, aficionados y prensa especializada. Una de las acciones que faltó para coronar dicho éxito fue la elaboración de un resumen más ambicioso del mismo, copiando el modelo de The Last Dance de Michael Jordan. En la última jornada ante el Rayo y tras materializarse la salvación, los propios jugadores agradecerían el apoyo.

Y es que #ANosaReconquista dejó un importante legado para la entidad más allá de su octava permanencia consecutiva en Primera División. Aún sin haber finalizado la campaña, LaLiga reconocía a la afición celtista como la mejor de España ese año mientras los programas y canales especializados en el fútbol español ponían sus ojos en esta exitosa campaña.

Y aunque el resultado final fuera satisfactorio a nivel comunicativo y deportivo, no existía un guion tan claro de inicio ni mucho menos. El propio departamento de comunicación reconocía que la primera semana de vida de la campaña marcaría el camino posterior: "dependemos de que la pelota entre o no". Los siete puntos cosechados ante Villarreal, Huesca y Real Sociedad dieron alas al equipo y pese a que acabarían la temporada a un ritmo menor en el terreno de juego y en redes, cumplirían su objetivo.

Este tipo de campañas no son garantía de éxito ya que "dependen de que la pelota entre". El Deportivo viviría una situación inversa meses después

La situación inversa la viviría dos meses después el RC Deportivo en Segunda División. Tras centrar su campaña de abonados y la recta final de temporada en la relación entre San Juan y A Coruña, la noche del 23 de junio quedaba apeado del play off de Ascenso por un solo gol; demostrando que comunicación y fútbol no siempre van de la mano.

El Celta volvería a intentar un éxito similar un año después al reanudarse la competición por el confinamiento con la campaña #CandoHaiPaixón, pero pese a conseguir unas cifras notables en redes la prohibición de acceso a los campos capó totalmente el éxito de la campaña y el equipo.

Compartir el artículo

stats