SUSCRÍBETE

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un triple desafío para Mendizorroza

El Celta se propone romper una racha de 15 partidos sin ganar a domicilio en campo maldito, donde nunca ha ganado en Primera ä El equipo vigués busca encadenar su segundo triunfo consecutivo de la temporada

La victoria frente al Athletic Club ha tenido un efecto balsámico en el Celta, que quiebra una racha de cinco partidos consecutivos sin relación con la victoria y afronta el segundo parón de selecciones de LaLiga tranquilamente instalado en la zona templada de la clasificación. Tras superar el primer bache del curso frente a un rival tradicionalmente muy problemático, el equipo celeste prepara el siguiente paso con la autoestima crecida y una idea fija en la mente: acabar con la racha negativa que le persigue lejos de Balaídos desde que ganó en diciembre pasado en el campo del Villarreal.

15

El Celta entrena a puerta abierta tras vencer al Athletic

Fran Escribá lo expresó con meridiana claridad tras doblegar el domingo a los leones: "Ahora tenemos ganas de ganar fuera. El equipo lleva mucho tiempo sin ganar a domicilio y partiendo de que, salvo en Eibar, hemos sido un equipo muy difícil, queremos sumar de tres también fuera de casa porque es muy importante".

Con este optimista talante, encara el técnico céltico un triple desafío: poner fin con una segunda victoria consecutiva a una racha de quince encuentros sin ganar a domicilio en Mendizorroza, el único campo de Primera División (junto al nuevo San Mamés y al recientemente estrenado Wanda Metropolitano) que aún a se le resiste.

El estadio del Deportivo Alavés sigue maldito para el Celta desde su primera visita liguera a victoria en el distante curso 1954-55, con el legendario Ricardo Zamora, al frente del banquillo. Desde aquella remota tarde de febrero de 1955, los celestes han comparecido en once ocasiones en el coliseo blanquiazul, con un saldo de ocho derrotas y tres empates que, con el actual sistema de puntuación de LaLiga, supone un exiguo botín de 3 puntos de 33 posibles.

Los celestes han caído en Mendizorroza con ocho técnicos diferentes. Ricardo Zamora fue el primero y a él le siguieron Luis Urquiri , Víctor Fernández (4 partidos), Miguel Ángel Lotina, Fernando Vázquez, Eduardo Berizzo, Juan Carlos Unzué y, la pasada temporada, Miguel Cardoso. El técnico portugués fue el último en puntuar en Mendizorroza con un empate sin goles. Anteriormente lo hicieron Miguel Ángel Lotina, también sin que se moviese el marcador, y Víctor Fernández, en la campaña 2000-01 (2-2, con goles de Tomás Hervás y Luis Eduardo Schmidt, Edú).

Al reto de acabar con la maldición que le persigue en Mendizorroza, suma el Celta la necesidad de ganar fuera de casa después de quince partidos consecutivos sin conocer el triunfo a domicilio. La última victoria celeste lejos de Balaídos se produjo el 8 de diciembre del pasado año (2-3) en el Estadio de la Cerámica con Miguel Cardoso al frente del banquillo y goles de Brais Méndez, Okay Yokuslu y Maxi Gómez.

Aquella laboriosa victoria dio paso a una racha que se prolonga hasta la actualidad y en la que el Celta apenas ha sido capaz de sumar seis empates que le han reportado un pírrico botín de 6 puntos de los 45 que se han puesto en juego en estos 15 partidos en los que la victoria ha eludido sistemáticamente a los celestes. Seis de estos encuentros fueron dirigidos por Miguel Cardoso y los nueve restantes por Fran Escribá, seis el pasado curso y tres más en el actual ejercicio.

Aunque el triunfo a domicilio es aún una asignatura pendiente para el Celta, los números del preparador valenciano mejoran de forma considerable los de su predecesor en el cargo. Así, con Miguel Cardoso al frente, el Celta tan solo fue capaz de sumar un empate, precisamente frente al Deportivo Alavés, en seis encuentros, lo que arroja un cómputo de un solo punto sobre los 18 que se pusieron en juego con el técnico luso.

Aun sin conocer la victoria, Fran Escribá presenta mejores números. El preparador valenciano ha ocupado con el Celta el banquillo visitante en nueve partidos (seis la pasada campaña y tres en el actual ejercicio) con un balance de seis derrotas y cinco empates, esto es, 5 puntos de 27 posibles. Tres de estos empates, se produjeron el pasado curso en los campos del Huesca (3-3), el Espanyol (1-1) y el Leganés (0-0) y los dos restantes, Sevilla (1-1) y Atlético (0-0) en la actual temporada. La pobre imagen ofrecida por los celestes frente el Eibar en Ipurua en su último desplazamiento a domicilio contrasta con el buen nivel de juego ofrecido (especialmente en el aspecto defensivo) en estadios tan complicados como el Sánchez Pizjuán o el Wanda Metropolitano.

Por otra parte, el entrenador del Celta presenta un desigual balance en Mendizorroza. Escribá ha visitado el estadio del Deportivo Alavés en un par de ocasiones, ambas con el Villarreal, con un saldo de una victoria (0-3) en la campaña 2017-18 y una derrota, en el curso precedente (2-1). El preparador celeste nunca se ha enfrentado al actual técnico del Alavés, Asier Garitano.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats