Mar prepara nuevas ayudas para el marisqueo

El sector podría volver a verse compensado

Manuel Méndez

Manuel Méndez

La Consellería do Mar se ve nuevamente obligada a buscar medidas con las que compensar las pérdidas sufridas por el sector marisquero como consecuencia de las riadas y el consiguiente descenso de salinidad.

La mortandad de bivalvos, especialmente acusada en la ría de Muros-Noia, lleva al departamento que dirige Alfonso Villares a anunciar medidas consensuadas con el sector para “recuperar la productividad de los bancos marisqueros”.

Zona catastrófica

Y una de ellas puede ser la de elevar al Gobierno de España la petición de declaración de las rías más castigadas como “zonas afectadas gravemente por una emergencia de protección civil, que es lo que demanda buena parte del sector cuando reclama la consideración de zona catastrófica”, detallan en Mar.

Los mariscadores de Noia intentan salvar la temporada de berberecho devolviendo al mar las crías que han sido arrastradas por el temporal

Agencia Atlas

El propio Villares se refirió a esta posibilidad en el Parlamento, donde dejó claro que esto sería “una medida excepcional para una situación completamente excepcional”, dadas las “precipitaciones récord” registradas.

Abundando en ello, el titular de Mar dice estar a disposición del sector para volver a financiar ceses de actividad, como se hizo este mismo año con el libre marisqueo en Arousa y se hizo en ocasiones anteriores con el marisqueo a pie en Carril.

El Concello de Rianxo colabora con los mariscadores en playas como la de O Pazo.

Mariscadores tratando de salvar producto en Rianxo. / FdV

Fempa

En este sentido, Villares aboga por seguir las pautas marcadas por el Fondo Europeo Marítimo de Pesca y Acuicultura (Fempa) para el otorgamiento de ayudas. Y añade que para articularlas “es imprescindible que el Gobierno central publique el Real Decreto que regule las paradas definitivas y temporales”.

De ahí que el conselleiro reclame celeridad al Ejecutivo estatal, para que el sector pueda acceder a las ayudas y no tenga que esperar tanto como la flota del cerco.