Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una fórmula similar a Cíes y As Catedrais para proteger Areoso

La Consellería inicia la tramitación de la orden en la que se establecerán los cupos y la regulación a aplicar en el islote, limitando el número de personas que pueden acceder en una jornada

El islote Areoso se encuentra muy degradado por las mareas y por la presión turística. Iñaki Abella

Casi tres lustros han tenido que pasar para que la administración autonómica haya dado un paso claro y firme para proteger el islote Areoso. Ese paso, en el que se contempla la limitación de accesos y el aforo de visitantes, llega después del encuentro mantenido entre responsables de la Consellería de Medio Ambiente, el Concello y la Cofradía de A Illa hace tan solo unas semanas y se da con el inicio de la tramitación de la orden en la que se van a desarrollar las normas relativas al uso público de actividades recreativas en los Guidoiros y Rúa, grupo de islas a los que pertenece Areoso.

El documento que se va a redactar es abierto a la participación ciudadana, animando a aportar ideas e iniciativas que sirvan para frenar el grado de deterioro que está sufriendo el archipiélago, tanto por el efecto de las mareas como de la presión turística. Ese deterioro es apreciable, sobre todo, en Areoso, un islote que muchos temen que haya entrado ya en un proceso irreversible que culminaría con la desaparición de la duna. Aunque se quiere contar con la participación ciudadana, especialmente de las empresas de ocio que acuden hasta Areoso, lo cierto es que ya existen algunas propuestas, respaldadas por Concello de A Illa y Cofradía, que estuvieron encima de la mesa en la reunión de hace unas semanas. Esas propuestas son las de limitar el acceso, al estilo de lo que ocurre en las islas Cíes o en la playa de As Catedrais, aunque en el caso de Areoso “sería poniendo en marcha dos turnos de visita con un número determinado de personas, uno desde el amanecer hasta las 15.00 horas, y otro desde ese momento hasta el anochecer, prohibiendo el acceso nocturno”, explicaba ayer el alcalde de A Illa, Carlos Iglesias.

El regidor insiste en que “el objetivo es que todo el mundo que se acerque a Areoso tenga muy claras cuales son las conductas autorizadas, las autorizables y las terminantemente prohibidas, así como cual es el régimen de atraques y de aforos en el islote”. Aunque el archipiélago está integrado en el Complexo Ons-O Grove y en la Rede Natura 2000, las especiales circunstancias que están afectando al islote Areoso son consideradas por medio Ambiente como razones suficientes para aplicar una protección especial para evitar que acabe desapareciendo.

Cambios en los últimos años

En los últimos años, reconocen desde medio Ambiente, los importantes cambios climáticos, con frecuentes borrascas y variaciones del nivel del mar han afectad a Areoso, a lo que se ha unido una muy fuerte presión humana que los islotes vienen sufriendo en la época estival desde hace décadas. La afluencia de bañistas y de embarcaciones de recreo y la demanda de actividades deportivas y de ocio por empresas dedicadas al turismo de recreo, continúan desde la Consellería de Medio Ambiente, se ha incrementado en los últimos años, y con ellos, el estado de conservación de los componentes del patrimonio natural y cultural, así como una pérdida significativa de la entidad de depósito de arena y la deterioración de los restos arqueológicos y de los hábitats naturales. Todos estos factores, insisten desde Medio Ambiente, inciden sobre el islote Areoso y representan un peligro que compromete su supervivencia futura.

Se trata de garantizar la supervivencia del mal llamado "Caribe gallego"

decoration

Es por ello que se propone la tramitación de una disposición con rango de Orden por la que se establecerán las normas relativas al uso público y de actividades recreativas en la zona y se abre este período de participación ciudadana en el que los particulares podrán aportar ideas que sirvan para mejorar y garantizar la pervivencia del mal llamado “Caribe gallego”, una nomenclatura que le ha causado más daños que beneficios al islote Areoso.

Iglesias espera que esas medidas que se quieren implementar puedan entrar en vigor el próximo año y se encuentren vigentes con la llegada del verano de 2023. “Esperemos que todavía no sea tarde para evitar un daño irreversible para el islote, que es lo que nos ha movido siempre a las instituciones de A Illa en la lucha que llevamos más de una década manteniendo”, explicaba ayer el alcalde isleño.

Desde hace años, en el islote se aplican una serie de medidas de protección que, en muchas ocasiones, son ignoradas por las embarcaciones que se acercan durante el verano. La más importante es la de fondear fuera de las boyas amarillas que coloca la Cofradía de forma regular todos los años, unas boyas que tienen un doble objetivo, el de evitar que las embarcaciones a motor puedan dañar los bancos marisqueros y el de proteger a los bañistas. También se han instalado vallas en el complejo dunar para limitar el paso de personas, aunque estas no siempre son respetadas por los visitantes.

Mámoa de Areoso sobre la que se realizó una intervención arqueológica. Noé Parga

Gran variedad de hábitats, especies y una importante riqueza arqueológica


El pequeño archipiélago formado por los islotes Xidoiros Areoso y Pedregoso y la isla de Rúa constituyen un enclave de transición entre el medio marino y terrestre. En él están presentes una gran variedad de hábitats entre los que destacan las comunidades vegetales de dunas móviles de Ammophila arenaria y dunas fijas con vegetación herbácea. La riqueza en especies de aves marinas también es muy importante en el archipiélago, sobre de todo de limícolas que se acercan a los islotes durante todo el ciclo anual en época de reproducción. Ese es el caso de la gabita (Haematopus ostralegus) y del chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus), dos especies incluidas dentro del catálogo de especies amenazadas de Galicia con la categoría de vulnerable. También se ha constatado la presencia de sendas parejas de gaviotón en Areoso y Pedregoso, especie que se encuentre en su límite de distribución meridional y es muy escaso su paso e invernada. A ellas hay que sumar numerosas especies como el vuelvepiedras, el chorlito gris o el zarapito. La riqueza arqueológica también es otra de las características de Areoso, donde todavía se conservan cuatro mámoas y llegó a ser localizada una quinta, pero acabó siendo devorada por las mareas. Además, también se han hallado restos de un maxilar de la época castrexa.

Compartir el artículo

stats