Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fusas y semifusas en el campamento musical de Meaño

Un total de sesenta instrumentistas perfeccionan habilidades en O Carballiño

Uno de los ensayos en O Carballiño. | // FDV

Los campistas partían de Meaño a media mañana del jueves en dos autobuses, equipados con sus instrumentos, haciendo preciso también un porte especial para el traslado de la instrumentación pesada de percusión, atriles y sillas. Al frente de la expedición, varios profesores de la EMMM, auxiliados por dos monitores de tiempo libre, en aras a combinar ensayos musicales y actividades de ocio. La sede del campamento está siendo el colegio concertado CPR Vila do Arenteiro (O Carballiño), un destino que viene siendo elegido por diversos colectivos para campamentos en tierras ourensanas.

Participantes en los campamentos musicales. | // FDV

Las actividades de ocio se han centrado en una tarde en la piscina municipal de O Carballiño el jueves, ayer viernes con juegos en las pistas y jardines del colegio, cine y sesión de karaoke nocturno. Y hoy sábado, previo al regreso, estancia y baños en las termas de Outariz. Por su parte la formación musical se centró en ensayos de banda de campamento, y en la jornada de ayer, ensayos sectoriales por familias instrumentales (viento madera, viento metal y percusión), para reforzar a los instrumentistas que presenten más dificultades. Hoy sábado, a las 19.30 horas, regreso a Meaño, finalizando esta experiencia con un concierto en la Praza da Feira para poder demostrar ante familias y público la progresión adquirida en estas jornadas de trabajo intensivo.

Como cada año, el objetivo de esta iniciativa es fomentar la música de conjunto y la dinámica grupal de los jóvenes instrumentistas. Para socios de la BUMM la tasa a abonar era 95 euros, y 105 para externos, precios que incluían desplazamiento y régimen de pensión completa. El profesorado valora la gran acogida con que cuenta cada año, reconociendo que el trabajo intensivo en grupo redunda en un aprendizaje más significativo, correspondiendo, para muchos, el progreso de tres días en más de un mes de clases regladas; de ahí, el éxito de los campamentos musicales de verano.

Por otra parte la BUMM mantiene la actividad musical en verano. Lo hará con cursos estivales para contribuir a mantener una formación permanente de los jóvenes instrumentistas. Para ello se cuenta como profesores a músicos consolidados de la BUMM que, a la par, están involucrados en estudios superiores de conservatorio. En total, se ofrecen para este verano ocho disciplinas instrumentales que son, trompeta, de manos de Óscar Rial; flauta travesera, con Alba Moraña; oboe, con César Rial; violonchelo, con Brenda Rodiño; clarinete, con Pablo Forte; saxofón, con Alba Fariña; y trompa, con Álvaro Padín. Será durante los meses de julio y agosto.

Compartir el artículo

stats