Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los riesgos de los fitosanitarios, a debate en el Pazo de Lis

Los tratamientos deben ser homogéneos pues han aumentado los cultivos | El GAM cuenta con el técnico Xabier Rial para orientar

Emblemático pazo de Lis, en Meaño. | // IÑAKI ABELLA

Una de las salas del pazo de Lis acoge esta noche una charla coloquio sobre el empleo de los fitosanitarios, su uso creciente sobre una superficie de viñedo de por sí en aumento, y sus consecuencias sobre el medio natural y la salud. Será a las 21.50 horas, en el marco del foro de debate-coloquio “A cova do trasno” que organiza la asociación cultural y deportiva G.A.M., colectivo creado en 1989 y que, tras un parón, se reactivó hace un lustro.

Un viticultor procede al sulfatado del viñedo. | // NOÉ PARGA

Para el foro se contará con la presencia del ingeniero técnico agrario Xabier Rial, con dilatada experiencia con diversas firmas en trabajos del campo como la evaluación de la efectividad de fitosanitarios sobre plantas y el medio, y testando sus niveles de toxicidad sobre el mismo.

“A cova do trasno” ha programado para su ciclo de primavera tres encuentros sobre temas tabúes “de esos que todos hablamos en privado, pero de los que nos cuesta hablar en público, y más de una vez cuando hay quien nos dice que ‘de eso no se debe hablar’, explica el presidente Marcos Castro. No en vano, el primero de ello versó sobre la represión en la Guerra Civil, y la temática del tercero no lo desvela la organización a fin de no alentar controversias previas.

El foro de debate tiene una duración limitada a solo 50 minutos de duración. El coloquio estará salpicado con música en vivo, a fin de distender el momento y hacer, si cabe, más ameno el encuentro. Desde la asociación G.A.M. se precisa que “el objetivo de haber elegido un tema de controversia social creciente en los últimos años es contribuir a crear conciencia de lo que tenemos entre manos, las consecuencias para el futuro que legamos a la generación que nos sigue, y buscar puntos de encuentro de cómo intentar armonizar viticultura y salud”.

“Un foro así –apunta Castro Balboa– no va a solucionar nada en la zona, el objetivo que perseguimos es que el público sea receptivo y, cuando menos, podamos salir de la sala dándole vueltas a la cabeza en algunos de los asuntillos que se pongan sobre la mesa”.

La cita tiene un aforo limitado marcado por la capacidad de la coqueta sala, que ronda la treintena de personas. El pazo abrirá ya las puertas a las 21.30 horas para que el público pueda acceder a la sala y estar presente en un acto que empezará puntual como es norma del foro.

Compartir el artículo

stats